La zona libre de AMLO, una oportunidad con un alto costo

Expansión (stellalevi/Getty Images)

Expansión | Por: Juan Tolentino.

La creación de una zona libre en la franja fronteriza del norte del país, que el presidente Andrés Manuel López Obrador propone desde enero del siguiente año, puede resultar muy atractiva para las empresas en el mediano plazo, pero en el corto tendrá un alto costo.

La propuesta de López Obrador tiene tres características principales: una reducción del Impuesto al Valor Agregado (IVA) desde 16% a 8%; una disminución del Impuesto Sobre la Renta (ISR) de 30 a 20%; y precios competitivos de los energéticos, similares a los que se existen en el sur de Estados Unidos.

Roberto Colín Mosqueda, experto del Colegio de Contadores Públicos de México, destaca que una zona libre reducirá los ingresos que el gobierno recibe a través de los impuestos, no sólo del IVA y del ISR, sino también por el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), debido a que sería uno de los estímulos que probablemente se aplicarían para bajar el costo de la gasolina.

Gabriel Pérez del Peral, profesor-investigador de la Escuela de Gobierno y Economía de la Universidad Panamericana, añade que esta iniciativa dejaría un boquete en las finanzas públicas de 2019 de cerca de 144,000 millones de pesos.

De los 2.8 billones de pesos que percibió la Hacienda Pública por ingresos tributarios en 2017, la captación por IVA, ISR e IEPS de gasolinas y diésel constituyó 2.6 billones de pesos, según datos del Sistema de Administración Tributaria (SAT).

A esto se suma el ritmo de crecimiento del padrón de contribuyentes en la franja fronteriza. En Sonora y Coahuila, ha aumentado en 98% y 99%, respectivamente, desde 2012 hasta octubre de este año, una dinámica con mejor desempeño que el nivel nacional, que mostró un alza de 92% en el mismo periodo.

Incentivo para las empresas

A pesar de este costo inmediato, en un plazo más largo, la medida puede ser positiva. Una zona libre en el norte sería un fuerte incentivo para que las empresas se trasladen a la región, y donde además los precios de los energéticos serían similares a los del sur de Estados Unidos, consideró Pérez del Peral. Sin embargo, el experto aclaró que la advertencia del gobierno federal es que las compañías serán fiscalizadas al 100%.

Por su parte, Colín Mosqueda consideró que estas medidas pueden provocar un escenario similar al que vivió el Bajío, que atrajo numerosas compañías del sector manufacturero. Pero esto —agregó—, no ocurrirá en el corto plazo.

“Es positivo que se planteen medidas fiscales, pero deben complementarse con medidas de política industrial. Hoy, la atracción de empresas en el sector industrial tiene que ver con educación, banca de desarrollo, infraestructura, seguridad pública. Seguramente tienen que presentarse planes complementarios para que generen sinergias y no ocurra una simple relocalización de empresas”, dijo José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC).

Además, añadió, habría que observar los candados a la iniciativas, ya que pueden derivar en incentivos para tener sólo el domicilio fiscal en esa región, si no hay mecanismos para evitar que sea un mero mecanismo con el que pagar menos impuestos. Fuente […]

Se permite el uso, distribución y difusión del contenido publicado en IDIC.mx toda vez que se cite la fuente, se vincule al artículo en nuestro sitio web y se mantenga la intención del contenido. En caso de que no sea de autoría del IDIC A.C. se deberá consultar con el autor original.