A tres años de gobierno

La Voz de la Industria | Vol. 03 N°53 | Descargar el reporte completo.

Crecimiento económico: inercia

La mitad del sexenio ha transcurrido, en apariencia poco tiempo para hacer grandes transformaciones, salvo cuando se considera que las denominadas como reformas estructurales forman parte de un modelo económico que comenzó a implementarse hace 30 años. Por tanto, los resultados deberían llegar más rápido, salvo que los cambios aplicados no correspondan a la realidad de la economía y sociedad mexicana.

La historia importa como referencia, es un punto de comparación, desafortunadamente el pasado reciente de México se encuentra contaminado por un crecimiento económico mediocre. La evidencia estadística es clara, durante los
primeros tres años de cada uno de los últimos 6 sexenios el incremento del producto interno bruto (PIB) ha sido inferior al 2.5%,1 salvo en el caso del gobierno de Carlos Salinas de Gortari, cuando la economía promedió un aumento de 4.5% (ver gráfica 1).

imagenreporte53

Se puede señalar que durante las administraciones de Ernesto Zedillo y Felipe
Calderón se presentaron las dos crisis más fuertes que el país ha enfrentado desde
la depresión de 1929, algo que es cierto. Sin embargo, esto ejemplifica la
vulnerabilidad del modelo económico, tanto a eventos externos, como a la
debilidad estructural de su mercado interno y del inadecuado manejo de las
finanzas públicas.
La apertura económica se tradujo en mayores oportunidades comerciales y
financieras, pero la ausencia de un programa de desarrollo de las capacidades
productivas de México, así como la inadecuada supervisión y regulación financiera
también propició una toma de riesgos que ha cobrado una factura muy alta. La
crisis interna de los bancos en 1995 y el colapso de los mercados financieros
internacionales tuvieron un efecto pernicioso y permanente sobre la economía
mexicana.

Haciendo a un lado lo antes citado, así como el hecho de que la administración de
Miguel de la Madrid recibió un país quebrado, tendríamos que preguntarnos si
vale la pena comparar el hoy contra un ayer en donde la nación solo ha crecido
2.5% en promedio. Ganar o perder algunas décimas solo significa que se sigue
inmerso en el mismo proceso que algunos han llamado de estancamiento
estabilizador.

Después de la crisis de los años ochenta la administración pública se dedicó a
controlar las variables financieras y la inflación sin aplicar el mismo empeño sobre
el desarrollo de las capacidades productivas, es decir sin crear el entorno propicio
para el desarrollo productivo de las empresas. Esto permite entender el bajo
desempeño de todos los sectores que conforman a la economía real.

En el caso del sector primario, de donde se debe generar el alimento para la
población, la evidencia muestra que en ninguno de los 6 últimos sexenios ha
logrado un crecimiento superior al 3%, nuevamente la administración de Carlos
Salinas de Gortari y el actual gobierno tienen los mejores resultados: 2.8% en
promedio (ver gráfica 2). Continuar leyendo […]

Se permite el uso, distribución y difusión del contenido publicado en IDIC.mx toda vez que se cite la fuente, se vincule al artículo en nuestro sitio web y se mantenga la intención del contenido. En caso de que no sea de autoría del IDIC A.C. se deberá consultar con el autor original.

1 Comentario

  1. Muy interesante lo unico que faltaria saber es cual es la salida pues cada sexenio queda a deber y lo unico en sus discursos que nos recetan es “vamos por el camino correcto” y punto.

1 Trackback / Pingback

  1. Resultados de las reformas de EPN “deberían llegar más rápido”: estudio | Mx Noticias

Los comentarios están cerrados.