IDIC

Trucos | Consejos | Comentarios

Quien Era Bartimeo En La Biblia?

Quien Era Bartimeo En La Biblia
Bartimeo era el hijo ciego de Timeo, un ciego sanado por Jesús en Jericó. La historia de Bartimeo es una historia popular para muchos, por que es uno de los evangelios que se lee en la iglesia. La historia general es que Jesús, con sus discípulos y una gran multitud, salió de Jericó. Encontró a un ciego y lo curó.

¿Quién era Bartimeo bíblicamente?

Jesús curando a Bartimeo, por Johann Heinrich Stöver, 1861 Bartimeo, hijo de Timeo, personaje del Nuevo Testamento, es protagonista del último milagro de curación de Jesús narrado en Marcos 10:46. Una de las curiosidades del texto es que nos indica el nombre del ciego, poco usual.

  • Jesús pasaba por la antigua Jericó a 30 km de Jerusalén, una de las más antiguas ciudades de Palestina.
  • Un mendigo ciego, Bartimeo, oye ruido.
  • Está al borde del camino, fuera del seguimiento de Jesucristo, y se entera de que Jesús está pasando cerca de él.
  • Bartimeo es el primero en llamar públicamente a Jesús «Hijo de David», una denominación mesiánica, y lo hace después la confesión de Pedro, en la que reconoce a Jesús como el Mesías,

Jesús manda traer al ciego. Los que le hacían callar, son los que le dan ánimo para que crea en él. Bartimeo se levanta de un salto y tira su manto, deja su antigua vida, por una nueva. Es muy probable que el manto se trate de un talit, La palabra griega ‘jimátion’ (ἱμάτιον) es la usada para describir el talit.

¿Qué enseñanza nos deja la actitud del ciego Bartimeo?

Es aquí donde el ciego nos da una auténtica lección de perseverancia: a pesar de las dificultades que encuentra él sigue deseando el encuentro con Cristo.

¿Qué dice la Biblia del ciego Bartimeo?

Page 2 – Enviado por el 28/10/2018 – 00:45 Era ciego, pero veía claramente. Sí, con los ojos del alma supo ver lo que podía significar el paso de Jesús en su vida, y gracias a esta claridad suya, reaccionó como nos lo cuenta el Evangelio que se proclama este domingo en Misa (ver Mc 10, 46-52), de un modo tan certero y oportuno, que bien puede convertirse en ejemplo del cual imitemos siete actitudes: 1.

  • Este ciego, llamado Bartimeo, se hallaba sentado pidiendo limosna cuando pasó por ahí Jesús con Sus discípulos y mucha gente; entonces ‘ comenzó a gritar: ‘¡Jesús, hijo de David, ten compasión de mí!’.’ (Mc 10,47).
  • Solicita misericordia a Aquel que es Misericordioso.
  • Sabe que si Jesús pone Su mirada en él, verá su miseria, su necesidad, y se compadecerá, que no es sentir lástima, sino hacer propios los sufrimientos ajenos.

Tiene toda su fe y su esperanza puesta en Él y no quedará defraudado.2. ‘ Muchos lo reprendían para que se callara, pero él seguía gritando todavía más fuerte ‘ (Mc 10,48). Quizá algunos despreciaban a este hombre (recordemos que se pensaba que la enfermedad era causada por el pecado, así que quien padecía una discapacidad era tachado de pecador) y no lo creían digno de dirigirse al Maestro, o quizá les molestaban sus gritos.

El caso es que pretenden callarlo pero él no se deja. Hoy en día también hay unos que desprecian y quieren callar al que demuestra públicamente su fe (¡guárdate tus creencias en privado, si se sabe serás criticado, ridiculizado, te llamarán mocho, retrógrada, ¡no te la vas a acabar!), y hay otros a los que incomoda y molesta lo que enseña la Iglesia y también quieren acallarla.

Hay que aprender del ciego a no dejarse silenciar.3. Jesús se detuvo y pidió que llamaran al ciego. Obedecieron diciéndole: ‘ ¡Ánimo! Levántate, porque Él te llama. ‘(Mc 10,49). Tan animadoras palabras contrastan con los ‘¡¡ya cállate!!’ que le acababan de endilgar.

Tal vez las dijeron otros o los mismos se arrepintieron de haber querido silenciarlo, al ver que el propio Jesús lo consideraba digno de Su atención. En todo caso le hacen una invitación que sigue vigente para nosotros que a veces nos dejamos caer en el pesimismo, en la desesperanza ante situaciones que nos agobian y parecen imposibles de resolverse.¡Ánimo, levántate, Él te llama!, te llama a recuperar la paz, te llama a aprovechar Su gracia para sobreponerte a tus miserias, ¡ánimo, levántate! 4.

See also:  ¿Cuál Es La Misión Del Espíritu Santo En El Antiguo Testamento?

El ciego ‘ de un salto se puso en pie y se acercó a Jesús ‘ (Mc 10,50). Su respuesta no sólo es inmediata sino entusiasta. Se levanta de un brinco, con toda la fuerza que le da percibir que está a punto de tener el encuentro más significativo de toda su vida.

No duda, no pone pretextos, no se toma su tiempo, no quiere perder ni un minuto. Qué bello responder así al llamado a Misa, a orar ante el Santísimo, a toda oportunidad de tener un encuentro personal con el Señor.5. Cuando el ciego se le acerca, Jesús le pregunta: ‘ ¿Qué quieres que haga por ti? ‘(Mc 10,51).

Era obvio lo que este hombre necesitaba, ¿por qué la pregunta de Jesús? Porque Él nunca impone nada, ni siquiera una curación; se nota Su gran respeto por la libertad humana. Y también cabe pensar que desea que el ciego se cuestione y diga qué es lo que realmente quiere, porque qué tal si Jesús lo cura y el ex-ciego le sale con un reclamo: ‘¡ay, Señor!, ¿por qué me curaste?, yo estaba muy a gusto, sentado todo el día pidiendo limosna, no tenía que trabajar, todos me socorrían; ¡ya me amolaste!, ahora voy a tener que buscar chamba y además ver la cara de mi suegra todos los días!!’.

La pregunta del Señor invita al ciego y a cada uno de nosotros a plantearse: ¿que quiero que haga por mi?, ¿realmente quiero salir de esta situación?, ¿realmente quiero que me sane ese rencor o estoy muy a gusto con mi odio, echándole la culpa de mis males a esa persona?, ¿de veras quiero superar ese defecto, ese hábito, ese pecado o quiero conservarlo porque creo que me sirve, me conviene o ya me acostumbré a él? Jesús lo puede todo, pero ¿quiero permitírselo? 6.

El ciego responde: ‘ Maestro, que pueda ver ‘ (Mc 10,51). Y estas palabras, pronunciadas por quien no tenía buena la vista de los ojos pero sí la del alma, nos animan, a quienes quizá estamos en el caso opuesto, a pedir lo mismo pero en sentido espiritual.

  1. Que pueda ver, Maestro, Tu presencia amorosa en mi vida.
  2. Que pueda ver en los demás no a enemigos sino a hermanos.
  3. Que pueda ver, Maestro, por dónde quieres que camine.7.
  4. Dice San Marcos que Jesús le dijo al ciego: ‘Vete, tu fe te ha salvado’, y el ciego recuperó la vista pero no se fue, sino se puso a seguir a Jesús por el camino.

Es que la claridad que ya tenía en el corazón se le subió a los ojos, y logró ver lo que intuía y no quedó decepcionado. ¿Te imaginas? Después de tanto tiempo a oscuras, lo primero que pudo contemplar fue la luz del rostro amoroso del Señor, y ya no quiso perderlo de vista nunca más.

¿Quién era Bartimeo antes de ser ciego?

Bartimeo era el hijo ciego de Timeo, un ciego sanado por Jesús en Jericó. La historia de Bartimeo es una historia popular para muchos, por que es uno de los evangelios que se lee en la iglesia. La historia general es que Jesús, con sus discípulos y una gran multitud, salió de Jericó. Encontró a un ciego y lo curó.

See also:  Que Es Un Justo En La Biblia?

¿Cuántos años tenía Bartimeo el ciego?

Bartimeo el ciego En Marcos 10:46 leemos: Marcos 10:46 ‘Entonces vinieron a Jericó; y al salir de Jericó él y sus discípulos y una gran multitud, Bartimeo el ciego, hijo de Timeo, estaba sentado junto al camino mendigando.’ Quien sabe cuantos años estuvo ciego Bartimeo.

Lo más probable es que haya sido así toda su vida. Durante toda su vida sin ningún contacto visual con el medio ambiente, estaba ahí sentado en el camino, mendigando. De seguro que ya había escuchado lo que Jesús había hecho por otros ciegos y cómo habían recibido la vista. De verdad, cuánto debió haber anhelado ser uno de aquellos que habían conocido a Jesús.

Marcos 10:47 ‘Y oyendo que era Jesús nazareno, comenzó a dar voces y a decir: !Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mí!’ ‘Jesús, ten misericordia de mí’ clamaba Bartimeo. ‘De la abundancia del corazón habla la boca’ dice la escritura (Mateo 12:34).

No clamarías al Señor cuando tu corazón está cerrado a Él. La voz – su tono, sonido, contenido – refleja el corazón. Bartimeo anhelaba al Señor y Él estaba ahí. Los otros empezaron a murmurar: ‘¿Porque hace Bartimeo tanto ruido?’ Sin embargo, el ya ni los escuchaba. Marcos 10:48 ‘Y muchos le reprendían para que callase, pero él clamaba mucho más: ¡Hijo de David, ten misericordia de mí!’ Bartimeo buscaba desesperadamente al Señor.

Iba a estar clamando hasta que le escuchase. Y Jesús le escuchó. El clamor de Bartimeo hizo que se detuviera. Toda una multitud le seguía, pero el clamor de este ciego mendigo era muy valioso para Él. Era como si lo hubiera buscado, así que se quedó ahí y lo llamó: Marcos: 10:49-51 ‘Entonces Jesús, deteniéndose, mandó llamarle; y llamaron al ciego, diciéndole: Ten confianza; levántate, te llama.

El entonces, arrojando su capa, se levantó y vino a Jesús. Respondiendo Jesús, le dijo: ¿Qué quieres que te haga? Y el ciego le dijo: Maestro, que recobre la vista.’ El Señor atiende el clamor de aquellos que le llaman. Para Él, toda alma es muy valiosa, independientemente del color, raza o posición. No se fija en nombres ni títulos sino en los corazones de los humanos y todos, sin excepción alguna, lo necesitamos por igual.

Hasta que lo conocen son ciegos, y todos los que le conocen reciben la vista. Como en Hechos 26:18 dice: Hechos 26:18 ‘para que abras sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios; para que reciban, por la fe que es en mí, perdón de pecados y herencia entre los santificados.’ Solo el Señor puede dar la luz de la vida.

Solo el reunirse con Él puede hacer que un alma reciba su vista, y solo Su morada en el corazón del hombre puede vivificarlo y hacerlo brillar. Marcos 10:51 ‘Respondiendo Jesús, le dijo: ¿Qué quieres que te haga? Y el ciego le dijo: Maestro, que recobre la vista. Y Jesús le dijo: Vete, tu fe te ha salvado.

Y en seguida recobró la vista, y seguía a Jesús en el camino.’ Bartimeo pudo haber tenido mil dudas en cuanto al llamar al Señor (‘que va a decir la gente; primero debería pedirle al sacerdote que me diga lo que creen sobre ese Jesús; o algo así como: aquí estoy bien, por lo menos sobrevivo’).

Sin embargo, ¿sabes cual habría sido el resultado? SE HUBIERA QUEDADO CIEGO PARA SIEMPRE. Jesús no va a sanar a todos los ciegos, pero sí a todos los ciegos que quieran recibir la vista y que clamen a Él. ÉL pasa junto a ti, te puedes quedar en tus pensamientos y razonamientos, puedes pensar en eso tanto como quieras y dudar si quieres.

Pero amigo mío, ¿sabes qué? Te vas a quedar CIEGO para siempre. Si no clamas al Señor por TU alma – tu propia alma – nunca recibirá la vista y no solo eso sino que tampoco tendrás parte en la vida eterna. Porque, cuando el Señor estaba pasando junto a ti tú no le invitaste, no le abriste la puerta.

Sino que te encerraste, tu mismo, en las cadenas de tu orgullo y egoísmo y. tu seguías pensando en eso. Entonces, avanza. ¡Rompe las cadenas! ¿De qué te aprovechan? CLAMA COMO EL CIEGO BARTIMEO: JESÚS HIJO DE DIOS, TEN MISERICORDIA DE MÍ. Luego el Señor Jesucristo se detendrá para ti, si, para ti personalmente, así como se detuvo junto a Bartimeo.

Se detendrá y te dará lo que tanto necesitas: LA LUZ DE LA VIDA. Juan 1:9-13 Aquella luz verdadera, que alumbra a todo hombre, venía a este mundo. En el mundo estaba, y el mundo por él fue hecho; pero el mundo no le conoció. A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron.

See also:  Que Pasa A Las 3 Am Segun La Biblia?

¿Qué le dijo Bartimeo a Jesús?

Cuando Bartimeo oyó que Jesús de Nazaret estaba cerca, comenzó a gritar: «¡Jesús, Hijo de David, ten compasión de mí!». «¡Cállate!», muchos le gritaban, pero él gritó aún más fuerte: «¡Hijo de David, ten compasión de mí!». Cuando Jesús lo oyó, se detuvo y dijo: «Díganle que se acerque».

Así que llamaron al ciego. «Anímate —le dijeron—. ¡Vamos, él te llama!». Bartimeo echó a un lado su abrigo, se levantó de un salto y se acercó a Jesús. —¿Qué quieres que haga por ti? —preguntó Jesús. —Mi Rabí —dijo el hombre ciego—, ¡quiero ver! Y Jesús le dijo: —Puedes irte, pues tu fe te ha sanado. Al instante el hombre pudo ver y siguió a Jesús por el camino.

NTV: Nueva Traducción Viviente

¿Qué significa el nombre de Timeo?

Sentir miedo, temer.

¿Qué es recobrar la vista?

La palabra recobrar tiene el significado de ‘volver a adquirir lo que antes de tenía’ y viene del latín recuperare = ‘recuperar’. Ver: cobrar.

¿Qué significa tirar la capa?

Cuando Jesús llama a Bartimeo, la primera acción de fe de él fue arrojar la capa, queriendo decir: Yo voy a buscar mi dinero; no vuelvo a este lugar, al lado del camino; no vuelvo a mendigar.

¿Qué significa tirar la capa?

Cuando Jesús llama a Bartimeo, la primera acción de fe de él fue arrojar la capa, queriendo decir: Yo voy a buscar mi dinero; no vuelvo a este lugar, al lado del camino; no vuelvo a mendigar.

¿Qué significa el nombre de Timeo?

Sentir miedo, temer.

¿Qué le dijo Bartimeo a Jesús?

Cuando Bartimeo oyó que Jesús de Nazaret estaba cerca, comenzó a gritar: «¡Jesús, Hijo de David, ten compasión de mí!». «¡Cállate!», muchos le gritaban, pero él gritó aún más fuerte: «¡Hijo de David, ten compasión de mí!». Cuando Jesús lo oyó, se detuvo y dijo: «Díganle que se acerque».

Así que llamaron al ciego. «Anímate —le dijeron—. ¡Vamos, él te llama!». Bartimeo echó a un lado su abrigo, se levantó de un salto y se acercó a Jesús. —¿Qué quieres que haga por ti? —preguntó Jesús. —Mi Rabí —dijo el hombre ciego—, ¡quiero ver! Y Jesús le dijo: —Puedes irte, pues tu fe te ha sanado. Al instante el hombre pudo ver y siguió a Jesús por el camino.

NTV: Nueva Traducción Viviente