Recuperación económica: el desafío laboral y social

La Voz de la Industria Vol. 9 N°265.

El Indicador Oportuno de Actividad Económica (IOAE) muestra que el proceso de reactivación sigue avanzando:

  • En abril el IOAE creció 21.6% y en mayo 24.8%.
  • Por componentes:
    • El IOAE vinculado con la actividad industrial aumentó 35.7% y 36.4% durante abril y mayo respectivamente.
    • El IOAE relacionado con los servicios se incrementó 16.3% y 19.8% en el cuarto y quinto mes de año.
  •  En función de los resultados descritos se puede estimar que tanto el ciclo económico como la tendencia de los principales componentes del IOAE se mantuvieron al alza durante el bimestre abril-mayo (gráficas 1 y 3 a 5).

La dinámica de la economía mexicana descrita es positiva, no obstante, se puede señalar que aún debe superar desafíos estructurales que se encuentran relacionados tanto con los efectos asociados a la recesión del 2020 como con los rezagos productivos existentes antes de la crisis:

  1. La capacidad potencial de la economía se mantiene a la baja (gráfica 2), un hecho que implica un ritmo de crecimiento que oscilará entre el 1.8% y el 2.2%: a partir de abril del 2022, cuando termine el efecto contable de la recuperación (una baja base de comparación), la economía crecerá en función de un número menor de empresas e inversión, así como en base a la cantidad y calidad del empleo generado.
  2.  En conformidad con los resultados del 2020 el PIB retrocedió (-) 8.3% en tanto que el consumo privado lo hizo en (-) 10.5% y la Formación Bruta de Capital Fijo (-) 18.3%, un comportamiento que se mantuvo durante el primer trimestre del 2021 [en cifras originales]:
    • El consumo privado disminuyó (-) 4.2% y la Formación Bruta de Capital Fijo (-) 4.9%: su nivel es inferior al que se tenía antes de la crisis (gráfica 6)
    • A ello se debe agregar un ligero retroceso del Consumo del Gobierno de (-) 0.7% y de (-) 4.3% en la exportación de bienes y servicios.

El contexto descrito permite establecer que la recuperación observada durante los meses de abril y mayo, fundamentada en el sector industrial interrelacionado a las exportaciones (gracias al desempeño del mercado de Estados Unidos), enfrenta el reto de ser duradero y tener una mayor relación con el mercado interno, algo que se puede lograr si se aumenta el contenido nacional de las exportaciones: ello permitiría generar una mayor cantidad de empleo a través de la atracción de nuevas inversiones en los sectores estratégicos vinculados con el mercado externo. De otra forma se corre el riesgo de que el mercado interno permanezca rezagado en el proceso de la recuperación y de que se amplíen las brechas sociales y económicas:

  • Hasta el mes de mayo, el mercado laboral sintetiza el rezago de los beneficios de la recuperación:
    • El IMSS reportó un incremento acumulado de 335.7 mil empleos en los primeros cinco meses del año, una cifra inferior a la pérdida del 2020 y que aún deberá enfrentar los ajustes estacionales de diciembre, cuando el empleo temporal disminuye.
    • En abril, el INEGI reportó un incremento en la tasa de desocupación, la cual llegó a 4.7%, una situación que involucra a 2.7 millones de mexicanos. De igual forma la tasa de condiciones críticas de ocupación ascendió a 25.8% y la subocupación a 13.8%, está última superior al 8.4% registrado en abril del 2020.
  • Por su parte el Instituto de Investigación para el Desarrollo con Equidad de la Universidad Iberoamericana señaló que, en marzo del 2021, 67 millones de mexicanos se encontraron en pobreza (al cierre del 2020 fueron 62.3 millones). La pobreza extrema, pasó de 16.4 millones a 18.3. 64% de los hogares reportó que tiene un ingreso inferior al existente antes de la pandemia.
  • La explicación de esto último se encuentra en el entorno que enfrentan las empresas: 85% sigue enfrentando las consecuencias negativas de la pandemia INEGI).

En función de lo anterior se puede establecer que un primer reto de la recuperación económica es generar beneficios para la población en función de una mayor creación de empleo formal y mejor remunerado, es decir, de revertir la precarización del mercado laboral iniciada en 2007 y que se exacerbó con las crisis del 2020.

  • Para lograr esto último se requiere mayor inversión pública y privada, lo cual se vincula a la creación de una estrategia de fomento al desarrollo industrial con mayor contenido nacional y valor agregado.

Aprovechar la inercia positiva del sector exportador es un camino, sin embargo, se debe aprender de otras crisis: el modelo maquilador es insuficiente para garantizar que los beneficios sean permanentes y lleguen al mercado interno. El bajo contenido nacional limita el alcance de la recuperación.

De igual forma es indispensable elevar el contenido nacional de la inversión y gasto de gobierno, tal y como lo hacen los principales socios comerciales de México: los países asiáticos y de América del Norte priorizan el consumo de lo fabricado por sus empresas y extienden su estrategia hacia la firma de acuerdos comerciales con otras naciones.

  • Corea del Sur y China muestran el éxito social y económico de favorecer a las empresas nacionales por medio de una política industrial y el comercio exterior: los han puesto al servicio de su interés nacional, México debe aprender de esas estrategias.
Gráfica 1

Gráfica 2

Gráfica 3

Gráfica 4

Gráfica 5

Gráfica 6

Gráfica 7

Documento

VozIndustria-20210618-Vol-09-Num-265-Recuperacion-economica-el-desafio-laboral-y-social


Se permite el uso, distribución y difusión del contenido publicado en IDIC.mx toda vez que se cite la fuente, se vincule al artículo en nuestro sitio web y se mantenga la intención del contenido. En caso de que no sea de autoría del IDIC A.C. se deberá consultar con el autor original.