Combate contra el COVID-19 y la recesión: un tema de Seguridad Nacional

La Voz de la Industria Vol. 9 N°248.

Resumen

  • De acuerdo con la información del Indicador Global de Actividad Económica (IGAE) durante noviembre la actividad productiva disminuyó (-) 3.5%: representa la caída consecutiva número 17 y la 20 en los últimos 24 meses: el promedio de crecimiento económico en este último periodo fue de (-) 4.0%.
    • El promedio del 2020, hasta noviembre, fue de (-) 8.5%
  • La actividad industrial retrocedió (-) 3.3% en noviembre y (-) 10.8% en los primeros 11 meses del 2020. Acumula 21 variaciones negativas consecutivas.
  • El sector de los servicios disminuyó (-) 4.5% en noviembre y (-) 8.0% en el promedio anual. Exhibe 11 caídas sucesivas.
  • La información descrita se generó antes de que 10 entidades de la República entraran a semáforo rojo en diciembre pasado: acumulan el 53% del PIB.
    • Por ello se espera que la fase negativa se prolongue hasta marzo del 2021.
      • A partir de abril comenzará el periodo de recuperación estadística: una baja base de comparación respecto al segundo trimestre del 2020 y un incremento sostenido de las exportaciones ayudarán a alcanzar números positivos.
      • No obstante, se deberá observar que dicho avance será temporal y que implica un cambio estructural que se ha gestado: ¿Cuál es la afectación sobre los sectores económicos?
      • De inicio es claro que el sector de la construcción no muestra signos de recuperación (gráfica 1), un hecho que afectará rápidamente a otras 50 ramas de la economía.
  • El avance del COVID-19, la aparición de una nueva cepa, aparentemente más virulenta, y sus efectos negativos sobre la economía, son elementos suficientes para considerar su combate un tema de Seguridad Nacional.
  • Así lo han hecho China y ahora Estados Unidos: ¿Por qué Joseph Biden ha invocado la Ley de Producción de Defensa? Básicamente porque advierte que hay una emergencia nacional en su país.
  • Al igual que en el caso de China, Biden busca alinear su potencial industrial con la visión estratégica de Estado, para producir los insumos y equipo médicos, medicamentos, infraestructura y direccionar el capital humano al combate al COVID-19. Combinar su industria doméstica con la fuerza y estrategia militar. Su desventaja es que no cuenta con la capacidad monolítica de China para hacerlo rápidamente.   
  • Hay un elemento en común en la visión estratégica de China y Estados Unidos: conocen que las importaciones no tienen la capacidad de cubrir su demanda y la del resto del mundo. Durante el 2021 se enfrentarán restricciones para adquirir vacunas y equipo médico.
  • Ante la evidencia que el Premio Nobel Angus Deaton ha señalado (los países con más muertes por COVID-19 tienen la mayor contracción de su economía) se debe ponderar una estrategia adecuada para evitar un mayor daño social y de salud pública.
  • Por ello es necesario revalorar el papel del crecimiento económico y la inversión.
    • De igual forma se debe observar que el éxito en el combate a la pandemia pasa por tener un sólido desarrollo industrial: ante la demanda global, no hay capacidad de las importaciones para satisfacer las necesidades de México.
  • Bajo ese contexto, se requiere un fomento industrial que impulse la producción de insumos, equipos y medicamentos para la atención de la salud al mismo tiempo que un Programa de Desarrollo Industrial para la economía nacional: infraestructura moderna para el cambio estructural que se ha generado. El cambio hacia las nuevas tecnologías se aceleró y México no debe rezagarse más.

Documento completo:

VozIndustria-20210125-Vol-09-Num-248-Combate-contra-Covid19-y-la-recesion-es-tema-de-seguridad-nacional


Se permite el uso, distribución y difusión del contenido publicado en IDIC.mx toda vez que se cite la fuente, se vincule al artículo en nuestro sitio web y se mantenga la intención del contenido. En caso de que no sea de autoría del IDIC A.C. se deberá consultar con el autor original.