Suficiente empleo, pero de mala calidad

(ANSA) A man passes a so-called bonded factory of Delphi company with a job vacancy sign in Ciudad Juarez, Mexico, 17 January 2017. Factories in the Mexican-US border region are likely to be affected by the new US administration's protectionism approach. EPA/Alejandro Bringas

ANSA.-

La tasa de desocupación de México es de apenas 3,5%, comparable a la de algunos países ricos, pero la diferencia es que la mayor parte de los puestos de trabajo (casi una quinta parte) son clasificados como «de mala calidad» y en el último año la situación se volvió cada vez peor.

Así lo refleja un estudio del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI), según el cual la llamada Tasa de Condiciones Críticas de Ocupación (TCCO) pasó del 15,5 al 18,9% en los últimos 12 meses, para llegar a un nivel considerado histórico.

El indicador se define como la proporción de la población ocupada (formal o informal) que trabaja menos de 35 horas a la semana, o más de 35 horas con ingresos mensuales inferiores al mínimo o bien labora más de 48 horas a la semana ganando menos de dos salarios mínimos.

La masa de trabajadores que trabajaron en «condiciones críticas» el año pasado ascendió a 10,4 millones de personas, 2,1 millones más que en 2018, cuando la cifra ascendió a 8,3 millones, de acuerdo con la encuesta.

Los especialistas estiman que el fenómeno es resultado inequívoco del menor crecimiento económico, que en 2019 fue de cero, la caída de las inversiones y la falta de ejercicio del gasto público del gobierno federal.

Este último factor es atribuido al inicio una nueva gestión, ahora bajo las riendas del presidente Andrés López Obrador en diciembre de ese año.

«La precariedad laboral se debe al bajo crecimiento económico», señaló José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), un criterio con el que concide Joana Chapa, del Centro de Investigaciones Económicas de la Universidad de Nuevo León.

Todo esto quiere decir que el país está generando suficientes empleos, pero los salarios son muy bajos, lo que obliga a muchos mexicanos a buscarse ocupaciones complementarias para aumentar sus percepciones.

La tasa de desocupación de México es mucho más baja que la de Francia (8,5%), España (14%) o Italia (9,7%), y es la quinta más baja entre los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Sin embargo, algunos expertos consideran que se trata de un indicador engañoso, porque las encuestas toman en cuenta a personas en busca de trabajo, cuando en México pocos lo hacen, frustrados por meses o años de no poder conseguirlo. El empleo precario hace que las familias tengan ingresos más bajos, no tengan acceso a la seguridad social y su bienestar se reduzca, coinciden los especialistas.

Lo peor de todo es que las circunstancias parecen volverse cada vez más difíciles, a menos que la tendencia de bajo crecimiento se revierta.

«En tanto se mantenga el crecimiento nulo o negativo, lo que podría ocurrir hasta el cuarto mes de este año, las condiciones laborales seguirán siendo áridas», afirmó De la Cruz.

«El problema de México no es la falta de oportunidades laborales, en realidad es la precariedad de las existentes.

Durante las últimas cuatro décadas los mexicanos han visto mermar tanto la calidad de su empleo como de las oportunidades de negocio que existen en el país», según un estudio reciente del IDIC. Lo peor de todo es que los mexicanos con mayores calificaciones escolares «enfrentan fuertes dificultades para encontrar una ocupación».

Más de la mitad de los desocupados tiene un grado de estudios de media superior o superior en 12 estados del país, (38% del total). Los primeros cinco en esta lista son Chiapas, Guerrero, la Ciudad de México, Campeche y Quintana Roo, es decir, todos menos la capital, ubicados en la empobrecida franja sureste del país.

Una de las conclusiones del estudio es que se necesita «emplear a personas altamente instruidas y capacitadas» y para ello el sistema educativo debería volver a convertirse en «factor de movilidad e inclusión social». Fuente […]

Se permite el uso, distribución y difusión del contenido publicado en IDIC.mx toda vez que se cite la fuente, se vincule al artículo en nuestro sitio web y se mantenga la intención del contenido. En caso de que no sea de autoría del IDIC A.C. se deberá consultar con el autor original.