En alarma por la caída de las ventas, las armadoras podrían frenar su inversión en 2020

LPO.-

Septiembre se coronó como el mes más duro para la industria automotriz desde 2008, pues todos sus rubros mostraron contracciones. Se prenden alarmas en el sector porque se perciben retos en lo que resta de este y parte del siguiente año, que podrían orillar a las armadoras a reducir su inversión, su producción y, por tanto, impactar también en su planta laboral.

De acuerdo con los últimos datos de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), en el noveno mes del año la venta de autos disminuyó 12%, hilando casi ya dos años a la baja; la producción, por su parte disminuyó en 0.43%. Este rubro viene en desacelere desde mayo. Y la exportación, que se mantenía como el pilar más fuerte, cayó 7.11%. Su segundo mes a la baja.

De acuerdo con el consenso en las proyecciones de los especialistas, el escenario no mejorará este año ni la primera parte del segundo. De hecho, ayer lunes, en el marco de un foro automotriz, la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA) volvió a reducir su estimado, y consideró que la demanda de vehículos nuevos para este año tendrá una contracción de casi 9% -antes se esperaba que fuera de solo 7%-. Analistas consultados por LPO coinciden en que podría verse una recuperación hacia mediados del 2020.

A pesar de este escenario abrumador para el sector, al momento las armadoras no reflejan impactos en sus operaciones. Sin embargo, los expertos advierten que de replicarse los datos de septiembre en lo que resta del año, para el 2020 ya podrían tomar otras decisiones.

En opinión de Alejandra Vargas, analista de Bx+, de continuar, podría verse «una migración hacia otros productos, por ende, una reducción en la producción de los componentes que hasta ahora conocemos, pero con un incremento en nuevos productos».

Por su parte, José Luis de la Cruz, director del IDIC, alertó que uno de los escenarios es que «las armadoras determinen que la planta empiece a reducir su ritmo de producción, su contratación y sus inversiones».

Y es que, para el año entrante, son varios los retos que enfrentará el sector.

 En el país, uno de ellos tiene que ver con la capacidad de recuperación del mercado interno, por el momento, las expectativas de crecimiento económico al cierre de este año coinciden en que será menor al 1% y para el año entrante podría rondar el 1.3%. Continuar leyendo […]

Se permite el uso, distribución y difusión del contenido publicado en IDIC.mx toda vez que se cite la fuente, se vincule al artículo en nuestro sitio web y se mantenga la intención del contenido. En caso de que no sea de autoría del IDIC A.C. se deberá consultar con el autor original.