Presupuesto de AMLO sería insuficiente para revitalizar sector de la construcción

BNAmericas.- Las partidas de gasto del presupuesto 2020 que el Gobierno mexicano acaba de enviar al Congreso no sugieren una política contracíclica para impulsar el sector de la construcción y mejorar su deprimida condición actual.

Es la opinión de José Luis de la Cruz, director general de IDIC, centro de estudios local que se especializa en el sector industrial.

«Uno de los aspectos más delicados ante los tres trimestres de caída que tiene el sector de la construcción es la propuesta de reducir los recursos destinados al desarrollo y al sector de la construcción. Si se observan ramos como comunicaciones y transportes, medioambiente y recursos naturales —donde está incluida la infraestructura de agua—, lo que observamos es importantes recortes», dijo De la Cruz a BNamericas.

Consultado sobre si el Programa Nacional de Infraestructura (PNI) que anunciará el gobierno en las próximas semanas podría compensar la falta de oportunidades para impulsar la inversión privada en la construcción, el experto indicó que cualquier efecto que el plan pudiera crear solo se vería a mediano y largo plazo.

«El punto es que para este año, [el tema de inversión] lo acaba dirigiendo el presupuesto. Lo que implicaría es que el PNI, en el mejor de los casos, incidiría a partir del 2021. Entonces, solo quedaría en una estrategia contingente o una estrategia desde la banca de desarrollo, porque en la banca de desarrollo el ejercicio de sus recursos no entra por el lado del presupuesto», precisó.

Con respecto a esta última posibilidad, De la Cruz indicó que el paquete de estímulo económico presentado por la Secretaría de Hacienda a fines de julio, que incluye un componente de infraestructura asociado a la ejecución de proyectos apoyados por el Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin), no sería suficiente para impulsar la inversión en infraestructura.

«Al final del día se puede observar que, al menos vía presupuesto 2019, hay una reducción a la inversión física, y se está previendo otra disminución para 2020. Lo que el país requeriría a través de mecanismos de fomento de banca de desarrollo es un paquete que compense lo que no se ha hecho en 2019 y lo que se planea dejar de hacer vía presupuesto en 2020. Los recursos que ahí debían estarse estimando para inversión física. Para inversión en infraestructura tendrían que ser ya superiores a lo que se anunció en ese programa contingente».

De la Cruz también indicó que la decisión de concentrar la mayoría del gasto público en un puñado de megaproyectos de infraestructura se condice con los lineamientos del presidente Andrés Manuel López Obrador en cuanto a que su gobierno no dejará muchos proyectos sin terminar al final del sexenio, como ocurrió con sus predecesores.

Sin embargo, los megaproyectos lanzados por AMLO no son suficientes para reactivar la economía nacional ni para crear una estrategia integral de desarrollo regional más allá del área sur-sureste del país, según De la Cruz.

«Ante la carencia de programas de fomento a la inversión privada que complementen lo que el gobierno va a dejar de hacer, el presupuesto presentado no va a ser promotor de crecimiento».

Aunque la situación dependerá del desempeño de la construcción en los últimos meses de este año, las perspectivas planteadas por De la Cruz para 2020 no son positivas si la propuesta de gasto es aprobada sin cambios y si no se toman medidas complementarias adicionales.

«Podremos ver que si no hay cambios, la construcción retrocediera 3-4% el año que entra, a reserva de cómo cierre este segundo semestre, donde las tendencias siguen siendo a la baja», advirtió. Continuar leyendo […]

Se permite el uso, distribución y difusión del contenido publicado en IDIC.mx toda vez que se cite la fuente, se vincule al artículo en nuestro sitio web y se mantenga la intención del contenido. En caso de que no sea de autoría del IDIC A.C. se deberá consultar con el autor original.