López Obrador inyecta 5.000 millones de dólares en Pemex para repagar deuda

D. BECERRIL (REUTERS). Recuperada de El País.

El País | Ignacio Fariza.

México liga aún más su futuro económico al de Pemex. El Gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha anunciado este miércoles una inyección de 5.000 millones de dólares en la petrolera estatal, la más endeudada del mundo y cuyas finanzas atraviesan una situación crítica, para hacer frente al retador calendario de repagos que afronta en los próximos años. En un comunicado, la Secretaría de Hacienda justifica la acción como «parte de los esfuerzos del Ejecutivo para fortalecer la estabilidad financiera de Petróleos Mexicanos y mejorar su rentabilidad y contribución estratégica a largo plazo a la economía». La firma energética deberá utilizar los fondos para reducir su elevadísima deuda —de más de 100.000 millones de dólares—. En una segunda nota, la empresa subraya que la inyección de liquidez se empleará en el repago de bonos de que vencen de aquí a 2023, la refinanciación de deuda a largo plazo y un intercambio de bonos «con el fin de suavizar el perfil de vencimientos».

La medida anunciada este miércoles se suma a una ya extensa serie de acciones para tratar de aliviar la presión a la que se ve sometida Pemex, en otros tiempos joya de la corona del Estado mexicano y hoy asediada por la deuda y las pérdidas —acumula más de un lustro en números rojos y en la primera mitad de 2019, sin ir más lejos, registró un resultado negativo de más de 4.500 millones de dólares—. En los poco más de 10 meses de Gobierno de Morena, las autoridades mexicanas han rebajado la carga fiscal a la que se ve sometida la petrolera —un claro balón de oxígeno en sus cuentas tras años en los que los ingresos públicos descansaron en gran medida en los lomos de la compañía— y han anunciado nuevas aportaciones de capital. Esta, en particular, servirá para cubrir una parte sustancial de los vencimientos de deuda del año que viene.

En los planes de López Obrador, anteriores a la operación completada este miércoles, figuraba la inyección de 7.400 millones de dólares en la primera mitad del sexenio. A finales de julio, sin embargo, el presidente mexicano negó que se fuese a utilizar unos 7.000 millones de dólares del Fondo de Estabilización de Ingresos Petroleros, una suerte de ahorro de emergencia, para reforzar el capital de la petrolera estatal, como dejó caer poco antes la Secretaría de Hacienda. «Lo que el Gobierno busca es darle viabilidad y solvencia a la empresa, y evitar que el endeudamiento crónico lastre sus operaciones. Desde ese punto de vista es positivo», valora José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico. Aunque, como complementa el analista Ramsés Pech, «es dinero público a fondo perdido: la operación convierte deuda de Pemex en deuda del Estado». Continuar leyendo […]

Se permite el uso, distribución y difusión del contenido publicado en IDIC.mx toda vez que se cite la fuente, se vincule al artículo en nuestro sitio web y se mantenga la intención del contenido. En caso de que no sea de autoría del IDIC A.C. se deberá consultar con el autor original.