Construir puentes y cerrar brechas en el ámbito nacional y en el internacional – gran desafío en la Cuarta Transformación

Por: Mauricio de María y Campos | Publicado en El Financiero.

Desde la independencia hasta nuestros días nuestra nación se ha enfrentado a grandes retos políticos y de desarrollo económico y social; pero también, en un territorio extenso y desigual, con gran diversidad cultural y con enormes contrastes económicos y sociales, a la necesidad de construir puentes y cerrar brechas entre sectores y regiones para alcanzar consensos y cohesión social entre las élites, las clases medias y las grandes mayorías, ansiosas de alivio y mejoría en su nivel de vida y bienestar, pero a la vez temerosas de lo que pueden implicar los cambios. Solo un liderazgo nacional fuerte, capaz de escuchar a toda la sociedad y con poder de convencimiento y negociación puede sacar a este país adelante y lograr avances sostenidos.

La hora actual -con 125 millones de habitantes no es excepción. Por el contrario, un México golpeado en las cuatro últimas décadas por una mediocre evolución de la economía, la desigualdad y la pobreza, la violencia, la corrupción y la impunidad, exige redoblar esfuerzos con el concurso de todos los agentes sociales en un contexto nacional desafiante -. Así lo hizo notar contundentemente la ciudadanía en julio de 2018 al llevar al poder a AMLO

Lo que se ha podido constatarse en los primeros 5 meses del nuevo gobierno es que esas aspiraciones de cambio están enmarcadas en resquemores, resistencias seculares, asignaturas pendientes y, más grave aún, se enfrentan a recursos presupuestales escasos para superar los obstáculos y avanzar – algunos de ellos auto-impuestos por el nuevo Gobierno, como es el caso de la resistencia a una reforma fiscal que genere más ingresos al estado para elevar la inversión pública, el empleo y el crecimiento a una tasa del 4%. A ello habría que añadir la incertidumbre y la curva de aprendizaje que tiene por delante cualquier nueva autoridad -particularmente cuando hay un cambio profundo en la esfera política y del poder- para desembocar en un buen gobierno, que ha estado ausente durante muchos años y que hasta ahora no ha dado señales de mejora, en diversas áreas de la vida pública.

Lo que a veces se minimiza también -no por menos evidente, menos amenazante- es que nos toca vivir un entorno global crecientemente complejo. Hemos llegado al fin de una era, surgida después de la 2ª Guerra Mundial, liderada en sus inicios por los EUA y la Unión Soviética; luego brevemente por los EUA acompañados por potencias regionales; y que ahora experimenta un enfrentamiento entre una potencia declinante, pero todavía muy poderosa económica y militarmente y una China emergente, a la que siguen de cerca la India y el resto de los países asiáticos. Continuar leyendo […]

Se permite el uso, distribución y difusión del contenido publicado en IDIC.mx toda vez que se cite la fuente, se vincule al artículo en nuestro sitio web y se mantenga la intención del contenido. En caso de que no sea de autoría del IDIC A.C. se deberá consultar con el autor original.