Preocupación en los mercados por la disputa pública entre AMLO y Díaz de León

Alejandro Díaz de León, gobernador del Banco de México. Cuartoscuro

LPO.-

Previsible, el mensaje que mandó Andrés Manuel López Obrador sobre la economía no quedó sin el obligado escrutinio entre las esferas empresariales y financieras, que si bien en lo público moderan su discurso, en lo privado lo miran con fuerte recelo.

La Política Online pudo hablar y escuchar a distintos actores del mundo económico de este país y el común fue la sensación de reprobación por parte de ellos, sobre los dos dichos polémicos que este domingo lanzó en una plaza pública el presidente electo: que el país esté en bancarrota; y que cualquier desequilibrio macroeconómico en el futuro no serían culpa de él, sino del Banxico, “por malas políticas financieras”. Aunque también matizó, que podría haber causantes externos.

La gran contradicción del discurso contra el banco central que hoy comanda Alejandro Díaz de Leónrecae en que precisamente, inició recalcando que cumplirían con la promesa de respetar su autonomía. En los mercados no cayó nada bien, por el contrario, lo calificaron como “desafortunado” y “una conclusión apresurada”.

Un financiero que prefirió el anonimato apuntó: “Fue una declaración innecesaria, sobre todo en un momento en que necesitamos construir mayor confianza. De continuar así -con discursos de choque- la mirada de los mercados va a seguir muy de cerca esta relación”.

Acaso bajo esta línea de necesitar generar confianza es que hubo también algunas reacciones rápidas que buscaron minimizar el comentario. Tal fue el caso del empresario Carlos X. González, que apuntó en un foro que el comentario de AMLO “se interpretó no tan bien” pero que era necesario enfatizar que habla de políticas públicas y económicas sanas y que no se gastará lo que no se tiene.

Para otros, ya infieren que podría ser una estrategia “para buscar culpables y no cumplir”. Y es que recuerdan que la política fiscal, como refirió el tabasqueño, no recae en las manos del Banxico, sino de Hacienda y Crédito Público. Y ahí, otro financiero recordó que el banco trabaja de forma coordinada con dicha dependencia. “El Banco de México tiene tres asientos de siete y los otros cuatro Hacienda. No todas las decisiones las toma Díaz de León”, enfatizó.

Así, más de uno hace notar que se dejó de lado la responsabilidad de la secretaría que asumirá en unos meses el equipo del Colmex con Carlos Urzúa y Gerardo Esquivel.

En esa línea, José Luis Cruz, de Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC) recalcó: “En estricto sentido, la política fiscal depende del gobierno federal. Del Banxico solo la política monetaria”. Efectivamente, el mandato de este órgano colegiado recae en cuidar la inflación -que por ahora casi vuelve a doblar su objetivo histórico de 3%- e indirectamente el tipo de cambio. Pero no así el crecimiento económico.

Para él, hay una intención de desde ya, “evitar discrepancias, buscar mejor coordinación y alinear al Banxico”. Y es que el relato se enlaza con los históricos choques que ha tenido el banco central con el Gobierno federal. Sin ir muy lejos, hubo políticas distantes en su momento, entre Agustín Carstens y José Antonio Meade. Y es que el alza de tasas que implementó para contener la inflación, complicó las cuentas al ex titular de Hacienda para lograr un mejor crecimiento económico. Continuar leyendo […]

Se permite el uso, distribución y difusión del contenido publicado en IDIC.mx toda vez que se cite la fuente, se vincule al artículo en nuestro sitio web y se mantenga la intención del contenido. En caso de que no sea de autoría del IDIC A.C. se deberá consultar con el autor original.