Sólo 1% de la población ocupada gana más de 10 salarios mínimos

Foto: La Jornada /Carlos Ramos Mamahua

La Jornada | Alejandro Alegría.

Ciudad de México. El Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC) considera que el problema en México no es la falta de oportunidades laborales, sino la baja calidad, pues sólo el 1 por ciento del total de la población ocupada tiene ingresos superiores a 10 salarios mínimos.

De acuerdo a la Agenda Mínima por México: 12 desafíos económicos, la precariedad del país se origina debido a que el 57 por ciento de la población ocupada se encuentra en la informalidad, pero del total de 54.4 millones de personas ocupadas, sólo 531 mil tienen percepciones por arriba de los 26.5 mil pesos mensuales.

El documento elaborado por el organismo encabezado por José Luis de la Cruz, destaca que el número de mexicanos que no reciben ingresos es 6.5 veces más grande que el de quienes ganan más de 10 salarios mínimos, es decir, 3.4 millones de personas en el país.

Pero la cantidad de mexicanos que perciben entre 5 y 10 salarios mínimos tampoco resulta ser más cuantioso (2.1 millones de personas, que equivale a 2.4 por ciento) en comparación con la población que gana cuando mucho un salario mínimo (7.4 millones de personas o 14.1 por ciento).

Ante tales cifras, el IDIC indicó que solo el 3.4 por ciento de los ocupados tiene un ingreso de bienestar, contra un 20.6 por ciento que vive en la precariedad absoluta por falta de ingreso o bien por la percepción de un salario mínimo que actualmente es de 88.15 pesos.

Resalta que 12 años el número de personas que gana 5 salarios mínimos tuvo una disminución, pues mientras en el primer semestre de 2005, 4.5 millones percibía esa cantidad, al cuatro trimestre de 2017 sólo 2.4 millones de personas tuvo esos ingresos mensuales, por lo que “más mexicanos deben disputarse menos oportunidades laborales que generan un ingreso decoroso” si es que cada año se incorporó un millón de personas al mercado laboral.

El IDIC destacó que la precariedad también se refleja en la ausencia de prestaciones de seguridad social, pues sólo el 53.7 por ciento de las personas ocupadas tienen acceso a instituciones de salud, mientras que 32.7 millones de personas carecen del acceso.

Indicó que el aumento del salario mínimo general no resolverá el problema, debido a la informalidad, pues más de 7 millones de personas perciben el equivalente a un salario mínimo, el cual fue elevado en noviembre pasado a 88.36 pesos.

Comentó que es necesario alcanzar la formalización de los empleos, lo cual garantiza que las personas reciban las prestaciones que marca la ley, así como dar acceso a la seguridad social y al sistema de pensiones.

Advirtió que de no atender la formalización del empleo, se “incubará inestabilidad social y un pasivo contingente adicional para el Estado que deberá resolver el problema.”

Agregó que la estrategia para combatir la precariedad no puede atenderse con gasto asistencial, sino con inversión productiva, pública y privada. Acotó que la inversión extranjera directa es insuficiente, pues sólo representa el 3 por ciento del PIB, por lo que sólo sería complementaria. Fuente […]

Se permite el uso, distribución y difusión del contenido publicado en IDIC.mx toda vez que se cite la fuente, se vincule al artículo en nuestro sitio web y se mantenga la intención del contenido. En caso de que no sea de autoría del IDIC A.C. se deberá consultar con el autor original.