Los supuestos del modelo

El Siglo de Torreón | Por: Daniel González.

Cuando los economistas nos tratan de explicar de los efectos en la volatilidad financiera, las secuelas en los flujos de capital, las consecuencias en las variables inflacionarias y la paridad cambiaria o los resultados en el crecimiento potencial de la nación, además de no entender de qué hablan, en la mayoría de los casos no precisan si estos factores son derivados de coyunturas económicas que ocurren en el momento y que son pasajeras o son circunstancias estructurales de más largo aliento y que difícilmente se corregirán sin un proyecto de mediano o largo plazo.

Según la Encuesta sobre las Expectativas de los Especialistas elaborada por el Banco de México (Banxico) de marzo, los principales factores que podrían obstaculizar el crecimiento son las políticas sobre comercio exterior, la incertidumbre de la política interna y la inseguridad pública, cabe destacar que hace un año los factores considerados por estos especialistas incluían presiones inflacionarias, la llegada al gobierno del presidente Trump y la plataforma de producción petrolera.

Como se puede observar estos obstáculos económicos son distintos en un período corto de tiempo y son un claro ejemplo de un comportamiento coyuntural, donde de un momento a otro las condiciones cambian y hay que tomar decisiones inmediatas para adaptarse a las nuevas circunstancias.

También el Consejo de Estabilidad del Sistema Financiero, conformado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y el Banxico en su informe anual consideró que los cuatro factores que podrían afectar el ámbito económico nacional y su sistema financiero son la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), la reforma fiscal en Estados Unidos, la normalización de la política monetaria de aquel país y las elecciones en el nuestro. También podrían ser consideradas problemáticas coyunturales que inciden específicamente en este momento y una vez que sean negociados o pase el día de la elección dejarán de ser factor.

Si se quiere que el país avance se debe tomar en cuenta no sólo factores de corto plazo, sino también entender la problemática estructural de la economía que nos permita tener una visión más amplia con una respuesta más efectiva a temas como pobreza, marginación, desigualdad y la falta de competitividad. Al menos así deberían considerarlo los candidatos presidenciales al establecer sus plataformas económicas.

En sincronía con este escenario la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) presentó su “Manifiesto México” que exige a los candidatos der respuestas concretas en materia de empleo, finanzas sanas y competitividad fiscal, seguridad, combate a la corrupción, educación, desarrollo regional sostenible e inclusión. Sin duda temas fundamentales para el mejor funcionamiento de la economía mexicana y con una perspectiva más amplia de la realidad.

Por su parte, el Instituto para el Desarrollo Industrial (IDIC) enlistó 12 desafíos para el siguiente presidente de México que busque alcanzar un crecimiento en la economía del 5 por ciento, entre estos doce retos destaca el combate a la precarización del mercado laboral, el exceso de la regulación para abrir negocios, reducción de la pobreza, el incremento en inversión pública, una política industrial basada en el incremento del contenido nacional de las exportaciones, entre otros; también claros ejemplos de proyectos que requieren un plan estructural y de largo plazo. Continuar leyendo […]

Se permite el uso, distribución y difusión del contenido publicado en IDIC.mx toda vez que se cite la fuente, se vincule al artículo en nuestro sitio web y se mantenga la intención del contenido. En caso de que no sea de autoría del IDIC A.C. se deberá consultar con el autor original.