Titulados pero sin trabajo: uno de cada dos desempleados son profesionistas

El Sol de México (Cuartoscuro)

El Sol de México | Saúl Hernández y Carlos F. Guevara.

Al momento de escribir este texto, el Portal del Empleo del gobierno federal cuenta con más de 243 mil ofertas de trabajo. Si estudiaste contabilidad, tus opciones se reducen a mil 438 plazas en todo el país.

¿Ingeniero civil? Entonces tu abanico de posibilidades se acorta aún más: apenas 875 vacantes. ¿Eres biólogo? Hay 57 ofertas cuyos salarios promedian entre ocho y nueve mil pesos. ¿Estudiaste Medicina? Tienes un poco más de suerte: existen 675 plazas disponibles, aunque la paga en muchos casos es menor a 10 mil pesos. ¿Economista? No hay mucho de donde escoger: apenas 51 vacantes. Estudiar ya no garantiza tener un empleo en México.

De hecho, quienes alcanzan mayores grados de escolaridad son los que más batallan a la hora de conseguir una oportunidad laboral. La tasa de desocupación entre la población universitaria fue de 4.4% durante el cuarto trimestre de 2017, superior a la tasa general que fue de 3.3%, según cálculos hechos por este medio con base en la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) publicada por el Inegi.

La situación en algunas profesiones es todavía más desalentadora. Por ejemplo, quienes estudiaron carreras relacionadas con la industria alimentaria tienen una tasa de desempleo de 14.4%, cuatro veces más alta que la tasa general. Los sociólogos y antropólogos tienen una tasa de desocupación de 11.1% mientras que entre los economistas y criminólogos es de 9.7%.

Para Manuel Gil Antón, especialista en educación, el problema del desempleo entre los profesionistas radica en el modelo de desarrollo de México, que se basa en la maquila en lugar de tener como pilar el conocimiento avanzado. “Un modelo de desarrollo que es muy avaro en la generación de empleos o espacios productivos puede tener a todo el país con doctorado y los va a tener desempleados porque no hay donde aplicar esos estudios.

“Cuando [los estudiantes de educación superior] egresan, lo hacen en un país que ha optado más por las maquiladoras que por llevar a cabo actividades en que se necesite un gran capital intelectual”, considera el investigador. El estudio “Empleo precario y mala educación”, elaborado por el Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), coincide en que la razón de fondo de este problema “es el bajo valor agregado que genera el sector productivo: requiere poco capital humano, es decir un nivel de estudios y de capacitación laboral bajo”. Continuar leyendo […]

Se permite el uso, distribución y difusión del contenido publicado en IDIC.mx toda vez que se cite la fuente, se vincule al artículo en nuestro sitio web y se mantenga la intención del contenido. En caso de que no sea de autoría del IDIC A.C. se deberá consultar con el autor original.