#Reforma: La responsabilidad del porvenir

Reforma | Andro Aguilar.

Cd. de México (04 marzo 2018).- En un país en el que la agenda es impuesta por su clase política, las elecciones de 2018 se presentan como la oportunidad de incluir otros puntos de vista para delinear el futuro, asegura el académico Arturo Oropeza García.

Coeditor del libro La responsabilidad del porvenir (junto con Pedro Salazar Ugarte y José Antonio Romero Tellaeche), Oropeza explica que urge un ajuste de fondo que, hasta el momento, no ha sido planteado por ninguna de las fuerzas que se disputan el poder.

“Generalmente, el futuro está secuestrado por la clase política”, advierte, “es el momento propicio para que se incluyan dentro del debate otras miradas, no sólo las ideas dominantes o, peor aún, los dogmas económicos o políticos que evidentemente hoy no tienen satisfechos a la mayoría nacional”.

La responsabilidad del porvenir es la tercera parte de un proyecto que nació en 2012 y continuó en 2016, cuando la realidad de México no presentaba el deterioro actual, lamenta el jurista.

La obra reúne ideas de 45 integrantes de una treintena de centros educativos y de investigación.

“No bastaría con hacer reajustes de un proyecto económico. El país ha corrido a puntos de ‘descivilización’. Se han perdido los niveles de autocontención que antes regulaban la vida civilizatoria y social. Hay un daño en la cultura y en el avance civilizatorio nacional y una buena parte de nuestra sociedad también ha enfermado.

El académico sostiene que en la actualidad hay una pregunta sin respuesta tanto por la clase política como por la población en general: ¿a dónde va este país?

“No sabemos a dónde vamos. No sabemos cuál es la invitación al futuro. Hemos perdido el rumbo. Y peor aún, hemos perdido la identidad nacional de grupo. Antes teníamos un proyecto nacional que nos unía y teníamos una visión de futuro, una perspectiva de progreso”, asegura.

Invitación al futuro
Los coordinadores de la obra sostienen que ninguna facción política que pretenda conducir al país de manera armoniosa y sustentable, con justicia social, puede seguir en la ruta de hasta ahora.

Si no se hace un ajuste y se da una solución integral y de fondo, el escenario puede empeorar.

“Nos pueden llevar a lo que se ha mencionado ya, a una crisis del propio Estado, o una crisis social más delicada, o a un narco Estado”, alerta.

El académico destaca que estas propuestas obedecen también a que la responsabilidad del país no debe recaer sólo en los funcionarios gubernamentales, sino en todos los integrantes del Estado, como la sociedad civil y la academia.

Los planteamientos del libro se guían por cuatro ejes: El reto del desarrollo en la economía global; Sociedad, valores y desarrollo; La política y su compromiso con el desarrollo, y La nueva sociedad global, el reto de la democracia.

Con una apuesta hacia un escenario global, los especialistas proponen en lo económico una alternativa al modelo que se ha seguido en 30 años, que no ha significado una mejora para la gran mayoría de los mexicanos.

“Quisiéramos que se nos diera la oportunidad de replantear la estrategia económica, la estrategia en el mundo está cambiando totalmente. Ya dio lo que tenía que dar”, explica Oropeza.

En el terreno político, el diagnóstico de los especialistas es que el exceso de legislación se ha alejado de la realidad social y ha encarecido a las instituciones.
Oropeza ejemplifica con los 48 mil millones de pesos que costarán las elecciones de este año.

“¿Cómo es posible que hayamos llegado a eso? En vez de invertir ese dinero en plantas productivas, desarrollo científico, estamos entretenidos en gastar esa enorme suma en un proceso que trata de resolver con dinero la falta de un compromiso y de una honestidad de la política”, cuestiona.

Los académicos proponen que la política exterior no esté anclada a Estados Unidos.

“No podemos seguir encadenados a un país que no sabe a dónde va, y que además nos desconoce y nos menosprecia”, señala.

En resumen, los participantes en la obra delinean un proyecto basado en la identidad nacional.

“Es una invitación al futuro. Sobre un nuevo nacionalismo para el país”, concluye Oropeza.

A mitad del siglo XXI, más de 10 mil millones de personas estarán luchando por un lugar y un sustento en el marco de una sociedad global que no podrá renunciar a sí misma. A 30 años de que esto suceda, México vive el reto de resolver sus insuficiencias, solucionar su presente y rescatar de una vez por todas su porvenir. Lo ha hecho en ocasiones anteriores. El cambio político a desarrollarse en 2018 se presenta como una oportunidad para que esto suceda. Fuente […]

Se permite el uso, distribución y difusión del contenido publicado en IDIC.mx toda vez que se cite la fuente, se vincule al artículo en nuestro sitio web y se mantenga la intención del contenido. En caso de que no sea de autoría del IDIC A.C. se deberá consultar con el autor original.