La urgencia de dar forma a la Cuarta Revolución Industrial

WEF (REUTERS/Ruben Sprich)

Klaus Schwab | World Economic Forum.

En los 47 años desde que fundé el Foro Económico Mundial, he sido testigo de primera mano de que cuando cambiamos la manera en que hablamos, también comenzamos a pensar de manera diferente. Del mismo modo, cambiar la manera en que pensamos conduce a cambios en nuestra forma de actuar. Esto es cierto para todos nosotros, ya sea usted un ciudadano común, o tome decisiones trascendentales como jefe de gobierno, el idioma que usamos y la forma en que pensamos sobre el mundo configura nuestro comportamiento.

El cambio de actitudes y enfoques hacia la conformación de la agenda ambiental durante la última década es un buen ejemplo de esto. Cuando, en 2005, el Foro Económico Mundial comenzó a promover el diálogo intersectorial y destacó el potencial de la cooperación público-privada para ayudar a cumplir los apremiantes desafíos ambientales globales, como el cambio climático y la seguridad hídrica, hubo una falta de colaboración sustantiva entre las partes interesadas. La gente tendía a hablar sobre los desafíos ambientales y actuar sobre ellos de formas bastante distintas, dependiendo de si trabajaban en organizaciones gubernamentales, empresariales u organizaciones de la sociedad civil, por ejemplo.

Hoy, aunque queda mucho trabajo por hacer, una década de compromiso público-privado significativo que involucra a todo tipo de interesados ha dado forma a una nueva agenda de acción más colaborativa, en la que líderes empresariales, líderes de la sociedad civil y legisladores hablan, piensan y actúan sobre la necesidad de proteger la biosfera de la Tierra de una manera bastante diferente a la de hace diez años. De hecho, en 2015, las naciones del mundo acordaron que el 17º Objetivo de Desarrollo Sostenible se centraría por completo en promover asociaciones mundiales para el medio ambiente y el desarrollo sostenible.

No disponemos de una década para cambiar lentamente la mentalidad antes de actuar sobre los retos de la Cuarta Revolución Industrial.

Por lo tanto, es muy gratificante ver que, desde la publicación de mi libro de 2016, The Fourth Industrial Revolution, hemos comenzado a cambiar la forma en que hablamos sobre la tecnología y su impacto en el mundo. Cada vez más personas toman conciencia del poder de las tecnologías emergentes para transformar nuestras economías, nuestras sociedades e incluso quiénes somos como seres humanos. Las discusiones en los medios ahora a menudo se refieren a cuestiones de ética, valores y al impacto social de las nuevas tecnologías. Ahora es común preguntar cómo la inteligencia artificial influirá en nosotros, si las criptomonedas pueden promover la inclusión social o la actividad criminal, o preocuparnos sobre qué tipo de habilidades necesitamos desarrollar para prosperar en una era donde las tecnologías son más poderosos. El término “La Cuarta Revolución Industrial” se ha convertido en un lenguaje común que transmite la magnitud de los cambios en curso. Continuar leyendo […]

Se permite el uso, distribución y difusión del contenido publicado en IDIC.mx toda vez que se cite la fuente, se vincule al artículo en nuestro sitio web y se mantenga la intención del contenido. En caso de que no sea de autoría del IDIC A.C. se deberá consultar con el autor original.