Prevén leve repunte de economía mexicana en 2018 tras elecciones

Cuartoscuro

Xinhua | Luis Rojas.

La economía mexicana está perfilada para acelerar ligeramente su tasa de crecimiento en 2018, aunque su comportamiento estará condicionado a la renegociación del TLCAN y a los comicios presidenciales del año próximo, coincidieron expertos.

Para el director general adjunto de análisis macroeconómico del banco mexicano Banorte, Gabriel Casillas, México enfrenta dos desafíos: el primero se refiere a cómo sortear el gran universo de eventos geopolíticos, sobre todo en las economías desarrolladas, mientras que el segundo se refiere a los comicios presidenciales de julio.

“En cualquier país, cuando hay elecciones presidenciales, existe la incertidumbre democrática, la cual es bienvenida, pero eso no queda de lado que pueda haber volatilidad en los mercados financieros”, dijo el economista.

En cuanto a los retos a nivel global, Casillas se refirió sobre todo al desarrollo que tendrá la administración del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su relación con México.

El banco Banorte estima que el Producto Interno Bruto (PIB) mexicano crecerá este año 2,1 por ciento, para acelerar un poco su cadencia a un 2,5 por ciento al final de 2018.

El 2017 comenzó con una seria preocupación por la retórica agresiva que había mostrado el presidente Trump y que despertó temores de una menor actividad inversora en México, dijo Casillas.

Ese sobresalto lentamente se fue desvaneciendo en el transcurso del año, aun cuando la administración estadounidense solicitó a Canadá y México renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), vigente desde 1994, por considerarlo dañino para la economía de Estados Unidos.

Pese a la incertidumbre que todavía reina en el TLCAN, para 2018 el foco de atención también estará en las elecciones presidenciales del 1 de julio, y en donde hasta ahora el líder de izquierda, Andrés Manuel López Obrador, encabeza las preferencias de voto frente al gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI), según Banorte.

“Va a ser la elección más grande que va a tener México en su historia”, dijo Casillas, al apuntar que estarán en juego más de 3.200 puestos de elección popular.

No obstante, los comicios mexicanos plantean un riesgo moderado para la economía mexicana, de acuerdo con el jefe de los servicios macroeconómicos de Oxford Economics, Marcos Casarín.

“López Obrador puede demostrar que su ladrido es peor que su mordida, además ya mostró su pragmatismo cuando fue alcalde de la ciudad en el 2000”, agregó.

Oxford Economics proyecta una expansión económica para México de 2,3 por ciento en 2018.

Pero, a diferencia de Casillas, para Casarín uno de los grandes riesgos para llegar a esa cifra es el “coletazo” que pudiera representar una salida de Estados Unidos del TLCAN.

Los negociadores de Estados Unidos han solicitado en la renegociación del pacto reducir su abultado déficit comercial con México, mejoras a los salarios mexicanos y la renegociación del acuerdo cada cinco años, dijo Casarín.

Por el contrario, México quiere mantener el control de sus salarios y ha rechazado la cláusula quinquenal de revisión de “muerte súbita” del TLCAN, agregó.

“Si los negociadores estadounidenses insisten en que se tienen que resolver los imbalances comerciales bilaterales, las conversaciones podrían romperse”, explicó.

En el escenario central de Oxford Economics, la “línea dura” que ha mostrado Estados Unidos hasta ahora es una mera táctica negociadora, y una modernización del TLCAN es muy factible.

Los negociadores de Canadá, Estados Unidos y México han realizado hasta ahora cinco rondas de negociación, de siete pactadas, y los puntos más difíciles se dejaron para la parte final del proceso, prevista para el primer trimestre de 2018.

Para la investigadora de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), Alicia Puyana, el tema del TLCAN es mucho más grave que las elecciones presidenciales mirando hacia el 2018.

“La incertidumbre entre el sector financiero y el sector productivo es muy grande respecto del TLCAN”, dijo la especialista.

“Entre más se prolonguen las negociaciones y la indecisión, mayor el efecto negativo por la incertidumbre”, agregó.

Puyana está inclinada a creer que el presidente estadounidense va a optar por retirarse del pacto para establecer acuerdos bilaterales.

Para el director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC) de México, José Luis de la Cruz, la ronda intermedia que van a tener los negociadores de los tres países en diciembre, junto a la ronda prevista del 23 al 28 de enero en Montreal, Canadá, van a ser definitorias para el sentido del acuerdo.

“Me parece que Estados Unidos va a obtener la mayor parte de lo que quiere porque de otra forma es creíble la amenaza de Trump de denunciar el tratado”, agregó.

Al tomar en cuenta también la realización de los comicios presidenciales, el 2018 le plantea a México una redefinición del modelo económico y a su estrategia de integración con el mundo, consideró De la Cruz.

México tiene que buscar una estrategia para fortalecer también sus capacidades internas, porque una de las intenciones de Estados Unidos con la renegociación del TLCAN es atraer hacia ellos más inversión productiva.

Y México tiene que seguir una ruta similar, “tal vez no con la misma profundidad”, pero si no lo hace México va a tener que enfrentar una enorme restricción de inversión, precisó De la Cruz. Continuar leyendo […]

Se permite el uso, distribución y difusión del contenido publicado en IDIC.mx toda vez que se cite la fuente, se vincule al artículo en nuestro sitio web y se mantenga la intención del contenido. En caso de que no sea de autoría del IDIC A.C. se deberá consultar con el autor original.