TLCAN: ¿”y el éxito”? | Mexico SA | Opinión

La Jornada | Carlos Fernández-Vega.

Ya con las maletas dispuestas para mudarse a Basilea, Suiza (en donde ocupará la oficina principal del Banco de Pagos Internacionales), el todavía gobernador del Banco de México insiste en que la inflación tocó techo y que será en 2018, ya no en el presente año, cuando retome un nivel cercano a 3 por ciento. Qué bueno, pero hasta ahora dicho pronóstico –que el doctor catarrito repite desde junio pasado– no ha cuajado.

Por el contrario, mes tras mes la inflación avanza y en agosto pasado alcanzó la cota bíblica del mismísimo diablo: 6.66 por ciento anual, la mayor en los pasados 16 años y 2.4 veces por arriba de la registrada en igual mes de 2016. Lo peor del caso es que, cuando menos hasta ahora, no se vislumbra una mejoría en dicho indicador.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) lo detalló así: el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) presentó en agosto de 2017 un aumento mensual de 0.49 por ciento, así como un incremento anual de 6.66 por ciento (aunque en algunos subíndices el avance fue de dos dígitos, como en los casos de alimentos y bebidas no alcohólicas, y transportes, con 10.57 y 10.61 por ciento, respectivamente, 10 y 176 veces mayor que en el mismo mes de 2016). Los datos comparables para el mismo periodo de 2016 muestran una inflación de 0.28 por ciento mensual y de 2.73 por ciento anual.

Sin embargo, el impacto fue peor en el índice de precios de la canasta básica (la de consumo popular), pues la inflación anualizada se elevó a 7.93 por ciento, contra 1.61 por ciento en igual mes de 2016, de tal suerte que, entre una fecha y otra, la diferencia fue cercana a cinco tantos. En agosto las mayores contribucionesinflacionarias fueron los productos agropecuarios, con un alza de 13.89 por ciento, y los precios de los energéticos (12.72 por ciento), es decir, los que no subirían por la reforma energética.

Por el lado del Índice Nacional de Precios Productor (INPP) total, excluyendo petróleo, registró un aumento de 0.06 por ciento a tasa mensual, alcanzando una variación anual de 5.64 por ciento. En igual mes de 2016 las cifras fueron de 0.33 mensual y de 5.5 anual.

Si de pronósticos fallidos se trata, allí está el caso de los negociadoresmexicanos del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). El secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, aseguró que la segunda ronda temática concluyó exitosamente, pero ahora sale con que lo verdaderamente importante, controversial y delicado para el futuro del acuerdo trilateral se abordará en Canadá, cuando en Ottawa se vuelvan a reunir las comitivas de los tres países. ¿ Ton’s?

¿Y cómo ven los especialistas el tema del TLCAN? El Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC) advierte que el acuerdo trilateral no ha significado un factor relevante para el crecimiento de la capacidad productiva de la industria mexicana, aun cuando la apertura comercial ha representado la oportunidad de incrementar las ventas al extranjero; al mismo tiempo, el país ha aumentado el consumo de bienes importados, pues las exportaciones como proporción del PIB representan 28.5 por ciento y las importaciones 33.1 por ciento, con datos de 2016.

Sin embargo, existe un contraste en cuanto a la producción industrial, ya que, por el contrario, la evolución de esta variable ha evidenciado un proceso de desindustrialización en el país, toda vez que la proporción industrial con respecto al PIB cayó de 39 por ciento en 1994 a 32 por ciento en 2016, mientras las manufacturas llegaron a representar 19 por ciento del PIB en 1999, y para 2016 únicamente 16 por ciento. Al mismo tiempo, paradójicamente, el sector externo continúa creciendo vertiginosamente. Continuar leyendo […]

Se permite el uso, distribución y difusión del contenido publicado en IDIC.mx toda vez que se cite la fuente, se vincule al artículo en nuestro sitio web y se mantenga la intención del contenido. En caso de que no sea de autoría del IDIC A.C. se deberá consultar con el autor original.