La industria aeroespacial de México va por más, pese a dudas por el TLCAN

Vista de una planta de ensamblaje del fabricante aeronáutico Bombardier en Querétaro, México, el 21 de octubre de 2010. AFP

AFP | Jean Luis Arce

a industria aeroespacial de México espera convertirse en una de las 10 mayores del mundo hacia 2020, pese a la incertidumbre sobre el futuro del libre comercio en América del Norte.

Con un crecimiento explosivo de sus exportaciones, que casi se triplicaron de 2.522 millones de dólares en 2009 a más de 7.000 millones el año pasado, la industria aún es pequeña respecto al total de la economía pero gana presencia como proveedora de componentes, que representa 80% del negocio.

Entre 2010 y 2016, el crecimiento promedio de la industria fue del 15% y hasta el primer trimestre de este año equivale a 19.323 millones de dólares.

Sus actores, unas 330 empresas, buscan adaptarse a un sector de vanguardia e integrarse con rapidez y bajos costos a las cadenas de proveeduría mundial.

“Los primeros tres años sufrí”, confiesa a la AFP Arturo Ávila, de 51 años y director de Altaser Aerospace, empresa mexicana nacida en el norteño estado de Chihuahua en 2012 y que fabrica componentes de aeronaves para clientes como General Electric o Spirit Aerosystems.

El empresario relata que un viejo colega, ejecutivo de la canadiense Bombardier, sonrió compasivamente al rechazarlo como proveedor, exigiéndole más ventas y una sólida cartera de clientes.

“Necesitas humildad para entender que es una industria dura, que hay que ganarse la confianza”, agrega Ávila, cuya firma cuenta hoy con pedidos asegurados hasta el 2034 y planes para una nueva planta en Hermosillo (norte), elevando su personal a 500 empleados.

Al igual que Bombardier, jugadores globales como Zodiac Aerospace, Safran Group, Airbus o Textron Aviation operan en México y han detonado la expansión.

– TLCAN no les quita el sueño –

La industria, que incluye también labores de mantenimiento, diseño y servicio para aviación comercial y militar, prevé exportar 12.000 millones de dólares en 2020.

Firmas como Altaser compiten por abastecer cadenas globales de suministros contra regiones más avanzadas como Asia.

Gigantes como Boeing y Airbus ubican la demanda mundial de aviones para los próximos 20 años entre 35.000 y 41.000 unidades, un desafío para la industria mexicana.

“Las cadenas de suministro actuales están topadas (saturadas), entonces hay oportunidad para proveedores que tengan capacidades para fabricar componentes”, dijo a la AFP, Xavier Hurtado, miembro de la Federación Mexicana de la Industria Aeroespacial, FEMIA. Continuar leyendo en MSN.com […]

Se permite el uso, distribución y difusión del contenido publicado en IDIC.mx toda vez que se cite la fuente, se vincule al artículo en nuestro sitio web y se mantenga la intención del contenido. En caso de que no sea de autoría del IDIC A.C. se deberá consultar con el autor original.