Domesticar la incertidumbre y construyendo el futuro

CISC | 803.

En el contexto mundial y nacional, se experimentan cambios que no dejan de sorprendernos; recientemente, han surgido nuevos paradigmas en materia económica, política y social, los cuales limitan la inversión, la generación de empleos y el crecimiento económico, por lo que estamos obligados a adaptarnos y destacar en una nueva realidad.

Como ejemplo de las nuevas tendencias que están afectando a gobiernos, empresas e individuos, se encuentran los ajustes por los que atraviesa la relación México – Estados Unidos, el proteccionismo global, las posturas contra la migración y la incertidumbre financiera, entre otras.

La manera de afrontar y reaccionar ante los cambios define el futuro de los agentes económicos. Habrá quienes los nuevos paradigmas representen el fin del mundo y, para los que todo es un proceso de modernización, en el cual buscan destacar y ser líderes en sus actividades. El reacomodo no depende de la suerte; hay toda una visión de largo plazo que se construye bajo un proceso de prospectiva orientado a definir hacia dónde y cómo queremos llegar.

El futuro no es algo que se pueda adivinar, ni predecir. La mejor manera de construirlo es a través de decisiones acertadas, con métodos que ayudan a prever y anticipar amenazas y oportunidades del entorno, así como debilidades y fortalezas en nuestro ámbito interno de actuación y así, “domesticar la incertidumbre”.

Hoy, en México estamos en el punto de construir un nuevo futuro. El país enfrenta la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con sus socios Estados Unidos y Canadá; algunos gobiernos estatales, la transición de administración; las empresas tienen que atender a consumidores con nuevas tendencias, escenarios más restrictivos y de fiscalización, con mayor competencia global y con innovadores canales de comercialización. Además, todos los agentes económicos tenemos que optimizar recursos y adoptar una postura de sustentabilidad y respeto al medio ambiente.

Como en todo proceso de evolución, es necesario enfrentar estas nuevas tendencias, identificarlas, anticiparse y ser los protagonistas de los cambios. Para ello, debemos hacer un chequeo económico que nos permita contar con un diagnóstico certero de nuestras principales debilidades, identificar riesgos, anticiparnos y gestionar los cambios.

Ir al dentista no es cómodo y en ocasiones doloroso, pero necesario. Lo mismo sucede en la economía, gobiernos y empresas requerimos una constante revisión a tiempo y profunda de nuestras finanzas y del entorno que se avecina, visualizando escenarios, para así evitar daños a nuestra salud. También nos ayuda conocer la causa de los dolores, a prevenir e identificar riesgos y a tomar acciones; no seguir las indicaciones puede traer consecuencias severas. Es por ello que, dentro de la construcción del futuro, el Check Up Económico es un mecanismo muy útil y de gran importancia. Continuar leyendo […]

Se permite el uso, distribución y difusión del contenido publicado en IDIC.mx toda vez que se cite la fuente, se vincule al artículo en nuestro sitio web y se mantenga la intención del contenido. En caso de que no sea de autoría del IDIC A.C., se deberá consultar con el autor original.