1938 y 1982: en defensa del interés nacional

Foto: Siempre!

Lecciones para el presente

In memoriam Jesus Silva Herzog.

Revista Siempre! | Por: Francisco Suárez Dávila |

El 6 de marzo falleció Jesus Silva Herzog, un gran mexicano, ministro de Hacienda que encabezó las negociaciones sobre la deuda externa mexicana de 1982, dramática crisis para México y para el sistema financiero mundial. Su muerte, para muchos incita a comparar cómo se enfrentó aquella crisisfrente a la actual.

El momento actual puede considerarse como uno de los momentos más difíciles y de mayores riegos de nuestra historia después de la Revolución. Los otros dos episodios son, en primer lugar, la secuela de la expropiación petrolera y la propia crisis de la deuda de 1982. Ambas representaron muy difíciles negociaciones con el gobierno norteamericano, pero también la oportunidad de hacer cambios en la estrategia de desarrollo interno.

El liderazgo indiscutible para enfrentar las amenazas le correspondió a dos presidentes: Cárdenas y De la Madrid, que actuaron con gran temple en defensa del interés nacional. En ambos casos, sus secretarios de Hacienda, Eduardo Suárez y Jesús Silva Herzog, desempeñaron un papel fundamentalmanejando, en parte, la política exterior, por el gran peso de la deuda y la política económica doméstica, por los ajustes indispensables.

La expropiación petrolera y sus secuelas: 1938

La decisión del presidente Cárdenas de llevar a cabo la expropiación del petróleo es uno de los momentos estelares de nuestra historia. Requirió gran decisión y capacidad para enfrentar los muchos peligros que conllevaba. El manejo de la compleja secuela fue una tarea de gobierno y negociación en la que al secretario Suárez le correspondió una gran responsabilidad.

Tenía cuatro grandes retos: la economía norteamericana había entrado en recesión en 1937, las compañías petroleras nos estaban presionando vía salidas de capital. Por ello, la política mexicana se ajustó, apoyando el mercado interno con obras públicas, impulsando el proceso de industrialización y la reforma agraria, y se flotó el tipo de cambio para no contraer la economía. Frente al boicot de las compañías para vender nuestro petróleo, esencial fuente de divisas, se acudió a un hábil aventurero financiero, el señor William Davis, que entre otros clientes lo vendió a Alemania e Italia antes de la guerra. Era también necesario proceder a la organización interna de la industria petrolera, se habían ido los directivos y técnicos. A Jesús Silva Herzog padre, como gerente de Pemex, le correspondió parte de esta tarea. Continuar leyendo […]

Se permite el uso, distribución y difusión del contenido publicado en IDIC.mx toda vez que se cite la fuente, se vincule al artículo en nuestro sitio web y se mantenga la intención del contenido. En caso de que no sea de autoría del IDIC A.C., se deberá consultar con el autor original.