A falta de liquidez un cobrador sin estrés

IMEF | Evelin Villarello.

Una de las principales preocupaciones que Paul Ortiz tiene en su trabajo es negociar con proveedores la forma más conveniente, barata y eficiente de obtener los insumos para la operación de su empresa. Como era de esperarse, el incremento en la paridad cambiaría, las mayores tasas de interés en el mercado mexicano y las perspectivas más complejas, han generado un incremento real en el costo de sus mercancías.

“He visto un aumento de al menos cuatro pesos en las refacciones más sencillas. Muchos de los proveedores no son mexicanos, me cobran en dólares. De ahí el aumento”.

Para solventar los incrementos sin afectar su negocio o al consumidor, Paul pide a los proveedores al menos 30 días para pagar. Estima que, en este tiempo puede vender la mercancía y enfrentar su deuda.

Paul es dueño de un taller que vende y arregla instrumentos musicales y muchas de sus piezas son importadas.

Para él, el incremento en los precios de sus insumos no sólo incide en el precio al consumidor, también cambia su operación. Dicho de otra manera,
prefiere controlar su producción antes que subir sus precios o requerir un crédito para solventar su negocio. “Ahora trabajo como van pagando y así es como les pago a mis proveedores”.

El caso de Paul es un ejemplo de lo que muchas empresas, pequeñas y grandes están enfrentando como resultado del escenario económico actual en México. En estos periodos en los que se requiere más liquidez es necesario encontrar nuevas opciones para mantener a flote los negocios. Los expertos aseguran que justo en estos tiempos, una herramienta como el factoraje se convierte en una solución.

El factoraje es un mecanismo que permite obtener recursos de manera anticipada por cuentas por cobrar, independientemente del giro de la empresa. Con esa figura, las compañías podrán contar con liquidez para operar en el corto plazo.

Según algunos especialistas, el factoraje financiero como instrumento de financiamiento será una herramienta más atractiva, particularmente para pequeñas y medianas empresas.

Elke Vaughan, directora de Factoraje en Invex, considera que con ese mecanismo las empresas obtendrán liquidez inmediata, tasas más flexibles, una reducción de ciclos operativos, cubrir obligaciones de corto plazo y finalmente una operación sana.

José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico, agrega que otra ventaja con ese esquema de financiamiento es que no significa una nueva deuda para las pymes, sino que se financian a través de sus activos. Continuar leyendo […]

Se permite el uso, distribución y difusión del contenido publicado en IDIC.mx toda vez que se cite la fuente, se vincule al artículo en nuestro sitio web y se mantenga la intención del contenido. En caso de que no sea de autoría del IDIC A.C., se deberá consultar con el autor original.

¡Comenta primero!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*