México ya no es potencia petrolera

El Horizonte

El Horizonte | Daniel Avitúa / Brenda Garza.

La constante disminución en la extracción de crudo de México a partir de 2005 ha ocasionado que el país pierda importancia como productor petrolero, pues mientras que en 2004 ocupaba el sexto sitio mundial, en 2016 se ubicó en el lugar 11.

De acuerdo con estadísticas de la Secretaría de Energía, mientras que en 2004 México bombeó 3.38 millones de barriles en promedio por día, en 2016 apenas extrajo 2.15 millones de barriles; es decir, en dicho lapso registró un descenso de 36%, como consecuencia de la declinación natural de los campos maduros, principalmente el de Cantarell.

Debido a esto, en este lapso fue rebasado por Iraq, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Venezuela y Brasil.

Históricamente, la mejor ubicación de México como productor en el ranking mundial se registró entre 1981 y 1985, cuando se presentó un importante repunte en la extracción nacional tras el descubrimiento de importantes yacimientos en Tabasco, Chiapas y Campeche en los años 70, a la vez que varios miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) decidieron recortar el bombeo para contrarrestar un desplome en los precios del energético. Además, dicho lapso coincidió con la guerra entre Irak e Irán, dos de los principales productores en Medio Oriente.

Entre los 10 principales productores de crudo en el mundo, solamente Venezuela e Irán han registrado un descenso en sus niveles de extracción en los últimos 12 años, con bajas de 21% y 5%, respectivamente.

Según un análisis de la Agencia Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en inglés), la producción petrolera de México tocará fondo en algún punto por debajo de los 2 millones de barriles diarios hacia 2020; sin embargo, a partir de ahí los esfuerzos de la reforma energética implementada en 2014 comenzarán a rendir frutos, pues comenzarían a operar nuevos proyectos, en especial aquellos en aguas profundas, a lo que se sumará una mayor rentabilidad por mayores precios del energético.

Añade que sería hacia 2040 cuando se estarían bombeando diariamente 2.4 millones de barriles de crudo por día; no obstante, al añadir líquidos de gas natural y petróleo de esquisto (shale oil) la producción total llegaría hasta 3.4 millones de barriles.

Al respecto, José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), comentó que el descalabro que ha registrado Pemex en esta materia se atribuye principalmente a la falta de inversión que se dejó de hacer en infraestructura durante los últimos 20 años y en rubros como exploración, nuevos yacimientos y el desarrollo de innovación tecnológica enfocada a la extracción de petróleo, sobre todo en la parte de aguas profundas.

“Todo esto acabó generando esta caída en la producción petrolera del país, y prueba de ello es que entre 1999 y 2015 las reservas petroleras pasaron a tener pérdidas de barriles importantes, todo por esta sobreexplotación y una falta de inversión en infraestructura”, indicó a El Horizonte.

En los siguientes años, se espera inversión, pero ahora “bajo el marco de la reforma energética”, lo que va a provocar que una parte de estas ganancias se vayan a ir hacia los inversionistas privados nacionales y extranjeros que van a apostar su capital a la industria en México.

“Al final del día lo que veremos es que Pemex se irá haciendo más pequeña, y lo que irá pasando es que la parte energética en México crecerá, pero lo harán las empresas nacionales y extranjeras que invertirán en este sector”, refirió. Fuente […]

Se permite el uso, distribución y difusión del contenido publicado en IDIC.mx toda vez que se cite la fuente, se vincule al artículo en nuestro sitio web y se mantenga la intención del contenido. En caso de que no sea de autoría del IDIC A.C., se deberá consultar con el autor original.