10 fortalezas de México ante el presidente Trump

Alto Nivel

Alto Nivel | Por: Roberto Arteaga y Francisco Muciño.

Hoy es un día que muchos nunca hubieran querido que llegara. Trump tomará posesión como el presidente número 45 de los Estados Unidos de América. Los ojos del mundo están puestos en el magnate en la Casa Blanca, pero también voltearán hacia México, objeto de muchas de las consignas hostiles del nuevo mandatario.

La campaña del empresario se basó en el cuestionamiento de las políticas comerciales entre ambos países, y tiene como prioridad renegociar (o abandonar) el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

La situación interna del país (bajo crecimiento, inflación y débil Estado de derecho) tampoco ayuda a enfrentar los retos del exterior con más entusiasmo. Pero conviene recordar algunas características que hacen al país atractivo para la inversión y el crecimiento.

Encontramos 10 fortalezas que tiene México para hacer frente a la era Trump y preguntamos a los especialistas las oportunidades que pueden representar. Cada una de ellas estará a prueba y tendrán margen de mejora. Este es el panorama.

1. Resiliencia económica

La resiliencia es la capacidad de alguien o algo para superar circunstancias difíciles. La economía mexicana se ha caracterizado por su resistencia en condiciones adversas en los últimos años.

“Tenemos una economía que si bien ha crecido de forma moderada, está soportando los choques externos gracias a que tenemos un tipo de cambio flexible lo que le permite tener margen de maniobra”, dice Jorge Sánchez Tello, economista de la Fundación de Estudios Financieros (FUNDEF).

Esta resiliencia macroeconómica estará bajo fuego bajo la administración de Trump, pues esta cualidad está asociada con el vínculo comercial entre México y Estados Unidos, advierte José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC).

“Las directrices que ha enviado (Trump) justamente cuestionan este vínculo, me parece que se encuentra bajo fuego la resistencia y la capacidad de mantener la estabilidad macroeconómica del país, con crecimientos bajos, sí, pero que le han permitido salir relativamente rápido de las crisis de 1995 y 2009.”

2. Tipo de cambio para reorientar consumo

Sí, un peso débil tiene más perjuicios que beneficios. Pero esta depreciación obliga también a reorientar el consumo de productos y servicios nacionales. Hay oportunidades en el sector de calzado, textil y turismo nacional. Hablando de los beneficios acotados, cuando el peso comenzó su declive se decía que eso beneficiaría las exportaciones, aunque eso ya no ocurre siempre, explica José Luis de la Cruz.

“Los sectores automotriz, maquinaria y equipo, ya no necesariamente exportan más si el tipo de cambio está depreciado o no, sino por la lógica de mercado interno de Estados Unidos, que es el mayor demandante.”

Aunque parte de la depreciación de la moneda mexicana se debe al triunfo de Trump, el debilitamiento de las finanzas públicas también incide en el tipo de cambio. En el curso del sexenio de Enrique Peña Nieto, la deuda pública ha escalado del 37 al 50 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB). Continuar leyendo […]

Se permite el uso, distribución y difusión del contenido publicado en IDIC.mx toda vez que se cite la fuente, se vincule al artículo en nuestro sitio web y se mantenga la intención del contenido. En caso de que no sea de autoría del IDIC A.C., se deberá consultar con el autor original.

Escribe el primer comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*