‘El futuro incierto de Ford’ por Miguel León G.

Miguel León Garza | Miembro fundador IDIC y Decano del IPADE

La Ford nació como un fabricante de alto volumen y bajo costo en los Estados Unidos, de tal forma que se llegaron a fabricar más de 15 millones de Ford modelo T, para el año 1927, todos ellos negros y fabricados en línea de una manera estandarizada.

En 1920, de los más de 2 millones que circulaban en el mundo, el 50% había sido fabricado por Ford, a un precio bajo gracias a las economías de escala alcanzadas. Ya para los años 30, General Motors se consolidaba como una corporación líder en base a la segmentación del mercado, habiendo creado 5 divisiones, Chevrolet, Pontiac, Oldsmobile, Buick y Cadillac, cambiando de modelo cada año lo cual le permite incrementar el consumo, dando lugar a un nuevo mercado, el de automóviles usados.

A partir de entonces, en el esplendor de la industria norteamericana de la posguerra, en los años 50’s, Ford dejó de ser el líder en participación de mercado, de tal manera que en el mercado norteamericano General Motors logra una participación de mercado del 50%, Ford se queda con el 30% y Chrysler con el 20%.

En los últimos 100 años, de tener una participación de alrededor de 50% en la fabricación de automóviles a nivel mundial en la primera parte del siglo XX, ha pasado a ser un fabricante con baja participación en el mercado mundial, que produce alrededor de 4 millones de unidades al añoen el mundo, es decir, de una producción que se acerca a los 100 millones anuales de unidades, la producción de Ford no supera el 5% en términos globales.

La decisión de Ford de producir autos económicos desde San Luis Potosí para el resto del mundo refleja la gran visión de la alta Dirección y de los miembros de consejo. El tener que revertir y cancelar este proyecto cancela la posibilidad de ser un fabricante de alto volumen y de bajo costo para un mercado que cada día demanda más este tipo de productos.

Una decisión de este tipo cancela la posibilidad de hacerle frente a los retos del cambio tecnológico que se avecina dada la necesidad de invertir fuertes sumas de dinero en la investigación y desarrollo de las nuevas tecnologías en un sector que está en un momento de inflexión, en donde el futuro apunta hacia automóviles no contaminantes, a la auto conducción y al concepto de movilidad y no a la posesión de un vehículo cuya utilización es baja (2 horas al día promedio) consecuentemente con costos muy altos.

La amenaza para la industria automotriz norteamericana es China, pues hoy producen más de 24 millones de automóviles al año,  versus los Estados Unidos que producen 12 millones y Japón 9 millones. China  está fabricando fundamentalmente para el mercado interno, sin embargo en los próximos 5 años, se convertirá en un exportador de bajos costos y alta calidad amenazando fuertemente al resto de los fabricantes americanos y europeos. La región de Norteamérica está destinada (México-Estados Unidos- Canadá) está planteada para hacerle frente a la amenaza que representa China, pues si no presentamos un frente común como región los tres países perdemos.

Para Ford, habiendo sido el fabricante que consolidó la industria automotriz mundial y líder por muchos años, la decisión tomada va en contra de sus intereses.

¿Cómo hubiera reaccionado Henry Ford ante las presiones de Trump?

¿Ante las presiones de Trump, cuál es el futuro de la industria automotriz Norteamericana?

Se permite el uso, distribución y difusión del contenido publicado en IDIC.mx toda vez que se cite la fuente, se vincule al artículo en nuestro sitio web y se mantenga la intención del contenido. En caso de que no sea de autoría del IDIC A.C., se deberá consultar con el autor original.

Escribe el primer comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*