Motores de la construcción, con desempeño desfavorable

EE

El Economista | Ilse Becerril

La construcción, el tercer sector que más aporta a la actividad económica del país, con 7.1% del total, está mostrando un desempeño negativo en la mayoría de las entidades federativas.

A nivel general el valor de la producción de este sector cayó a tasa anual real en 17 territorios durante el periodo enero-octubre del 2016, aunque la situación se agudiza con el comportamiento que registró en los motores estatales, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Las entidades que más aportan al valor total de la construcción son: Nuevo León (9.2%), Estado de México (7.4%), Jalisco (6.7%), Ciudad de México (6.3%), Guanajuato (5.9%), Veracruz (5.1%), Chihuahua (4.5%) y Sonora (4.1%); en conjunto, participan con 49.2 por ciento.

De estas economías que más aportan al sector, cuatro presentaron disminuciones anuales en términos reales en los primeros 10 meses del año, mientras una desaceleró y las que mostraron crecimientos provenían de una base de comparación baja.

Las entidades que obtuvieron descensos fueron Nuevo León (21.8%), Guanajuato (17.0%), Veracruz (8.6%) y Jalisco (5.3 por ciento).

Al respecto el analista del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), Kristobal Meléndez, destacó que estos resultados se deben a una caída en la inversión pública tras los recortes presupuestales previstos a nivel federal.

Estos recortes, dijo, se dieron principalmente en inversión pública, en donde la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) se vio más afectada, por lo que la construcción de carreteras tuvo un efecto importante en algunos estados.

El analista refirió que había entidades, como Guanajuato, que traían un dinamismo importante así como otras que tienen sectores “más maduros”, como es el caso de Nuevo León, que ha captado Inversión Extranjera Directa (IED) muy importante durante muchos años, pero llegó un momento en que su inversión tuvo suficiente madurez, por lo que ésta dejó de existir y provocó una caída.

“Cuando se empieza a hacer la estrategia de qué estados van a tener la disminución en inversión pública, se escoge a éstos. Esto también sucede en algunos otros que ya empiezan a ver recortes en inversión pública”.

Otro ramo de la construcción que también se vio afectado e impactó en algunos estados, dijo, es la vivienda, gracias a las nuevas políticas implementadas durante el gobierno actual.

En años anteriores había una política de vivienda “más masiva” en la que se trataba de otorgar mayor cantidad de viviendas; sin embargo, se daban en zonas cercanas a las periferias que resultaban lejanas a los centros de trabajo, como sucedió en zonas pobladas de Nuevo León, Jalisco, Veracruz y, medianamente, en la Ciudad de México, por lo que la vivienda desocupada comenzó a predominar.

“En los últimos años hubo viviendas desocupadas. Lo que se hizo en vez de producir nuevas fue rescatar las abandonadas, y comenzaron a dar nuevos créditos a los habitantes; trataron de hacer una vivienda más cercana, pero era más cara, y, al ser más cara, hay una menor producción o se ve una caída”, agregó.

El director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (Idic), José Luis de la Cruz, destacó que estas disminuciones corresponden a la moderación, por un lado, de la inversión del gobierno tanto federal como estatal y, por otro, a la detención de grandes obras de ingeniería que eran impulsadas por el sector público. Continuar leyendo […]

Se permite el uso, distribución y difusión del contenido publicado en IDIC.mx toda vez que se cite la fuente, se vincule al artículo en nuestro sitio web y se mantenga la intención del contenido. En caso de que no sea de autoría del IDIC A.C., se deberá consultar con el autor original.