Necesario un nuevo perfil productivo en materia petrolera

Dr. José Luis de la Cruz Gallegos. Foto: Siempre!

Siempre! | Por: Irma Ortiz.

Considerada por el gobierno mexicano e inversionistas extranjeros como un éxito rotundo, se calificó la licitación de la cuarta y última fase de la ronda Uno, mejor conocida como Ronda 1.4 en aguas profundas del Golfo de México, donde China se hace presente en los grandes negocios con México en la era Trump y donde los inversionistas le apostarían a una recuperación de los precios del petróleo y del gas natural, en un momento en que las empresas no quieren participar en la exploración por lo alto de los costos.

México otorgó ocho bloques separados de territorio en alta mar a diversas empresas como Total de Francia, China National Offshore Oil Corporation, Cnooc, British Petroleum, Statoil, Royal Dutch Shell, así como Exxon Mobil y Chevron de Estados Unidos.

También, en una subasta por separado, México por primera vez en 78 años de historia se asociará con la empresa australiana BHP Billiton para desarrollar el pozo Trion, negocio por lo que tuvo que pagar 624 millones de dólares para asociarse y donde, por cierto, el presidente de la empresa Steve Pastor habría señalado que “vamos a crear valor en México”.

El gobierno estima que se requieren más de 4 mil millones de dólares en inversión para desarrollar cada uno de los bloques otorgados; en el caso de las asociaciones o farm out con Petróleos Mexicanos, el gasto puede llegar a 11 mil millones de dólares en la vida del proyecto.

Lo cierto es que el éxito de la subasta significó una bocanada de aire para el gobierno mexicano, luego de las amenazantes declaraciones del presidente electo Donald Trump de concluir o renegociar el Tratado de Libre Comercio en favor de Estados Unidos, de la volatilidad financiera, el incremento en el precio del dólar.

Para los analistas, el resultado más importante es que se dan señales favorables sobre el futuro económico y productivo de nuestro país. Se calcula que la inversión será de más de 41 mil millones de dólares, de los que 18 por ciento correspondería a la asociación de Pemex con BHP BIlliton en el llamado Cinturón Plegado Perdido —campos de la frontera marina con Estados Unidos— y 56 por ciento en la Cuenca Salina —frente a las costas de Veracruz y Tabasco.

Sin embargo, el quid del tema es cómo se recibirá esta inversión en nuestro país, si se favorecerá la creación de empleos y si se reactivarán estados netamente petrolizados y que hoy sufren el abandono, el desempleo y el incremento de la violencia.

Siempre! platicó con el especialista José Luis de la Cruz, presidente del Instituto de Desarrollo Industrial y Crecimiento Económico sobre el éxito de la licitación de la ronda 1.4.

Es una licitación histórica, se habla de que vendrán inversiones por 41 mil millones de dólares pero entre 35 y 40 años…

En primera instancia, la parte positiva es que las licitaciones salieron con un beneficio económico para el gobierno superior a lo que esperaba; segundo, con eso se busca revertir la caída en la parte de extracción, de producción de petróleo, eso es muy importante y va a implicar cerca de medio millón de empleos más en el mediano y largo plazo. Continuar leyendo entrevista […]

Se permite el uso, distribución y difusión del contenido publicado en IDIC.mx toda vez que se cite la fuente, se vincule al artículo en nuestro sitio web y se mantenga la intención del contenido. En caso de que no sea de autoría del IDIC A.C., se deberá consultar con el autor original.