¿Recortes al presupuesto con recursos excedentes?

La Silla Rota | José Luis de la Cruz

Hasta el mes de septiembre el sector público federal tuvo 464 mil millones de pesos adicionales a lo registrado en los primeros nueve meses del 2015. Dicho ingreso habría permitido cubrir cuatro veces el Ramo Administrativo de Comunicaciones y Transportes aprobado para este año. También permitiría absorber la totalidad de lo presupuestado para el ISSSTE, Comunicaciones y Transportes y Desarrollo Social. Cubriría todo el costo financiero de este año. Todo ello solo con dicha renta adicional.

Pero entonces, sí el gobierno cuenta con dichos recursos ¿Por qué se aplicó un recorte presupuestal? Y más aún. ¿Por qué México no crece por arriba del 2.3% que contabilizó en los primeros 8 meses del año?

Parte de la respuesta a la primera pregunta se encuentra en el Informe sobre la Situación Económica, las Finanzas Públicas y la Deuda Pública del tercer trimestre. A la letra indica que se aplicó “un segundo ajuste preventivo al gasto, por un monto de 31 mil 715 millones de pesos”, es decir a pesar de tener dinero se prefirió disminuir las erogaciones en áreas estratégicas como Salud (-2.8 mil millones de pesos), Vivienda y Servicios a la Comunidad (-10 mil millones), Recreación, Cultura y Otras Manifestaciones Sociales (-6 mil millones), Protección Ambiental (-3.8 mil millones), Asuntos Económicos, Comerciales y Laborales en General (-2.2 mil millones), Comunicaciones (-11.7 mil millones).

Como se puede apreciar se prefirió “prevenir” recortando el gasto en áreas vinculadas con el desarrollo económico y social que invertir eficazmente dichos recursos. El mismo error de los últimos 30 años.

Indudablemente que surge la duda, ¿a qué se dedicaron los recursos adicionales? El propio informe del gobierno da la respuesta: a “el uso responsable del remanente de operación del Banco de México, por un monto de 239 mil 94 millones de pesos para disminuir la deuda contratada en ejercicios fiscales anteriores y emitir menos deuda este año, la asunción de una proporción del pasivo pensionario de Pemex, así como el apoyo otorgado a Pemex para fortalecer su posición financiera que ha sido destinado a la reducción de cuentas por pagar de la empresa”.

En otras palabras, al igual que en las décadas de los años ochenta y noventa del siglo pasado, se prefirió canalizar recursos millonarios, que podrían reactivar a la economía, al pago de la deuda. Ni siquiera se pensó en aumentar la inversión productiva de PEMEX para revertir su caída en la extracción de petróleo. Mucho menos en frenar la contracción de casi (-) 63 mil millones de pesos en la inversión física. Primero se pensó en recortar el gasto y aumentar el pago de la deuda ¿Quién se beneficia con dicha estrategia?

En primera instancia se tiene a los intermediarios financieros que reciben comisiones millonarias por realizar los pagos del gobierno mexicano. En segunda instancia se puede entender la presión que ejercieron las empresas calificadoras al señalar los problemas de deuda: los acreedores del gobierno mexicano recibieron un pago líquido extraordinario que además permitió revalorizar la deuda restante en los mercados secundarios. En otras palabras, como México se compromete a pagar y destina más dinero a ello se tiene mayor confianza en que lo seguirá haciendo en los años por venir, por lo tanto se especula a favor de la deuda mexicana.

Todo ello ocurre sacrificando el gasto productivo y el de orientación social. Lamentablemente, sí los diputados no hacen cambios sustanciales al proyecto de presupuesto, está dinámica continuará durante el 2017 y se podría conjuntar con la pérdida de fuerza que experimenta la economía nacional. De acuerdo al INEGI, hasta el primer semestre del año 18 entidades de la república comienzan a sentir los efectos de una menor actividad productiva.

El recorte al presupuesto y el uso de los recursos para pagar deuda representan una carga para la sociedad mexicana, un lastre que puede cobrar una elevada factura si no se logra reactivar la producción y el mercado interno. Fuente […]

Se permite el uso, distribución y difusión del contenido publicado en IDIC.mx toda vez que se cite la fuente, se vincule al artículo en nuestro sitio web y se mantenga la intención del contenido. En caso de que no sea de autoría del IDIC A.C., se deberá consultar con el autor original.

¡Comenta primero!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*