Nuevo proyecto de Nación #Opinión

El Universal | Por: Alberto Barranco

La ruta se abre el próximo lunes a convocatoria del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico con participación de empresarios, académicos y representantes de la sociedad civil.

La posibilidad de un nuevo proyecto de Nación, a tres meses del centenario de la promulgación de la Constitución, habla de un escenario incluyente con una base productiva que tenga como prioridad el crecimiento económico y el desarrollo industrial.

La exigencia nace de un escenario que ha sido inequitativo para el país: En 30 años de liberalización de la economía sobre la línea trazada por los organismos internacionales, México subordinó su mercado y producción interna a un paradigma que privilegió la apertura comercial sobre los intereses nacionales.

El eje del discurso del triunfante candidato republicano se centró en la desaparición de 60 mil empresas locales, en cuya secuela se perdieron 5 millones de empleos industriales de alta remuneración.

El espejo ubica a México en el mismo escenario bajo las proporciones derivadas de las asimetrías.

Nuestro país exporta anualmente 400 mil millones de dólares año, sólo que vía la necesidad de importar insumos para darles algún valor agregado bajo el esquema maquilador, cuya ventaja competitiva la constituye la mano de obra barata.

El contenido nacional de los productos hacia los mercados internacionales es de 25%.

De ahí el auge de los programas Inmex, es decir importar para exportar, con la novedad de que algunas empresas le dan la vuelta, colocando en el mercado interno materias primas o productos semielaborados procedentes de países sin acuerdos de libre comercio con México que entraron sin arancel o impuesto de importación.

El otro eje del actual esquema apunta a privilegiar el fomento a la inversión extranjera sobre la nacional, por más que la primera sólo representa 3% del Producto Interno Bruto, en tanto la segunda alcanza el 14.

Los “estímulos”, regalo y acondicionado de terrenos, exención de impuestos, colocación de infraestructura mínima, que se otorgan al capital extranjero que llega al país, no existen para el nacional.

El estilo chino aplicado en México.

Las economías más dinámicas del planeta, Estados Unidos, Alemania, Corea del Sur, garantizan piso parejo para quien incremente los empleos, además de promover la innovación, la educación de calidad, el financiamiento y una infraestructura competitiva.

La evidencia más firme del fracaso de la política actual la representa un crecimiento económico de 2.5% en promedio durante las tres últimas décadas, insuficiente para crear el millón de nuevos empleos que requiere año con año el país.

El equilibrio se vuelca a la migración o a la economía informal, cuando no a la delincuencia. La exigencia habla de una tasa mínima de crecimiento de 4%.

Los ejes de la discusión del foro se ubican en un libro recién publicado La responsabilidad del porvenir, una coedición del Colegio de México y el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM. 

Continuar leyendo […]

Se permite el uso, distribución y difusión del contenido publicado en IDIC.mx toda vez que se cite la fuente, se vincule al artículo en nuestro sitio web y se mantenga la intención del contenido. En caso de que no sea de autoría del IDIC A.C., se deberá consultar con el autor original.

¡Comenta primero!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*