Con los avances tecnológicos de la web surgen negocios sin regulación

Viajeros han encontrado en la renta de habitaciones, departamentos o casas a particulares otra forma de hospedaje. La imagen, en el aeropuerto internacional O’Hare en Chicago. La Jornada / Foto: AP.

La Jornada | Por: Susana González.

Con el desarrollo de las tecnologías de la información han surgido nuevos negocios que aprovechan los servicios y los bienes que ofrecen o “comparten” particulares sin necesidad de hacer grandes inversiones ni contar con instalaciones propias o personal, pero que crecen aceleradamente, como ocurrió con la red de transporte Uber, creada apenas en 2009 y cuyo valor alcanzó los 62 mil millones de dólares, superando el de la centenaria automotriz General Motors.

El modelo se denomina “economía colaborativa” o “consumo colaborativo” y se ha extendido en todo el mundo, incluido México. Abarca transacciones de bienes o servicios de distinto tipo que aparentemente se basan en el uso compartido, el préstamo, el intercambio o el alquiler entre particulares a través de plataformas o aplicaciones web, quienes quedan sujetos a la evaluación, recomendaciones y confianza de otros usuarios.

“Compartir en lugar de poseer” y tratos de igual a igual, sin intermediación de empresas o corporaciones, son algunas de las máximas que pregonan la economía colaborativa o el consumo colaborativo.

Sin embargo, la colaboración y el trato de igual a igual es puesta en duda por especialistas, sobre todo porque no existe una legislación específica que establezca responsabilidades, derechos y obligaciones para la protección de consumidores y trabajadores.

José Luis de la Cruz, presidente de Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico, consideró que se trata de una maquila de servicios, favorecida por el veloz desarrollo de las tecnologías de la información y el rezago legal que existe al respecto, pero que no genera beneficios al país porque no existe inversión productiva.

El Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) calculó que el consumo colaborativo generó el año pasado 26 mil millones de dólares en el mundo y dejó beneficios por 3 mil 500 millones, según la revista Forbes. Sólo en Estados Unidos y Canadá, la participación de la economía colaborativa aumentó 25 por ciento ya que 110 millones de personas participan en ella y se calcula que para 2017 se incrementará otro 20 por ciento, indica a su vez el informe The New Rules of the Collaborative Economy realizado por Crown Companies. Leer nota completa […]

Se permite el uso, distribución y difusión del contenido publicado en IDIC.mx toda vez que se cite la fuente, se vincule al artículo en nuestro sitio web y se mantenga la intención del contenido. En caso de que no sea de autoría del IDIC A.C. se deberá consultar con el autor original.