Las zonas económicas especiales no serán útiles si no se cambia el modelo económico

La Jornada/José Carlo González

La Jornada | Por: Susana González y Juan Carlos Miranda.

La “autocrítica” que hizo el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, a la política social, en cuanto que no ha servido para generar empleos y abatir la pobreza, debe dirigirla al modelo económico, y añadió que de nada servirá la creación de zonas económicas especiales (ZEE) si no se cambia, advirtió José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC).

El especialista consideró que resulta contradictorio que ahora el funcionario critique esa política social, cuando sus programas asistenciales, con Progresa a la cabeza (antes llamado Oportunidades), han sido presumidos por el gobierno federal por su eficacia, e incluso han recibido reconocimientos del exterior.

“La política de desarollo social tal como se ha implementado es claramente insuficiente para abatir la pobreza, pero mientras no exista una política económica exitosa, en términos de crecimiento y desarollo económico, así como de mejor distribución de la riqueza, pues la primera no tendrá avances significativos. En realidad, la política social debe ser complemento al desarrollo económico”, señaló el especialista.

Consideró que la reflexión hecha por Videgaray ante la plenaria del PRI el sábado pasado implica un reconocimiento de que “lo que en realidad está fallando es el modelo económico”, porque la política social sólo es una manera de “paliar o tratar de subsanar” los errores de dicho modelo que a la fecha ha dejado casi 64 millones de pobres en el país.
Sobre las zonas económicas especiales, De la Cruz señaló que conllevan un alto riesgo de fracaso y debe tomarse en cuenta que fueron creadas con fines comerciales para fortalecer las exportaciones, pero si no se vincula la producción y el consumo interno será “más de lo mismo”, como ha ocurrido con las regiones maquiladoras de la zona norte del país, que no han generado desarrollo.

“Esas zonas serán insuficientes en tanto no tengan un fuerte vínculo productivo con el desarrollo de empresas, generen empleo formal y remunerado, se integren a la economía regional pero también con la economía nacional para fortalecer el mercado y la producción interna. Deben servir para recomponer lo que se ha desintegrado, que son las cadenas productivas y de desarrollo social, pero las zonas no serán exitosas con el mismo modelo económico que no ha sido el adecuado en los últimos 30 años para el desarrollo de la industria”, indicó.

Si bien el gobierno federal pretende atraer más inversión con las ZEE, De La Cruz puntualizó que debe incluir inversión nacional, privada y pública, y no sólo extranjera. Cada país, dijo, debe ser muy cuidadoso en implementar las zonas económicas especiales, porque no hay modelos ni recetas únicas, “y la probalidad de fracaso es de 50 por ciento”. Fuente […]

Se permite el uso, distribución y difusión del contenido publicado en IDIC.mx toda vez que se cite la fuente, se vincule al artículo en nuestro sitio web y se mantenga la intención del contenido. En caso de que no sea de autoría del IDIC A.C. se deberá consultar con el autor original.