Nueva Política Industrial: punto medio entre proteccionismo y apertura comercial

La Voz de la Industria Vol. 3 N°42  |  Descargar el reporte completo.

NUEVA POLÍTICA INDUSTRIAL

Punto Medio entre el proteccionismo y la apertura comercial

  • México no debe, ni puede, regresar al proteccionismo de los setentas,  pero tampoco debe quedarse en el aperturismo de los ochentas y noventas que no le da la capacidad de competir contra el “Capitalismo de Estado” que enfrenta, particularmente desde la entrada de China a la Organización Mundial del Comercio (OMC).
  • No se pide proteccionismo, sino defender la competencia de libre mercado del proteccionismo chino.

En la práctica es un hecho que las reglas del comercio internacional han cambiado. Hoy no se puede entender la competencia por los mercados sin el “Capitalismo de Estado” que implementa China.

El titular de la Secretaría de Economía tiene razón en que México no debe, y en realidad no puede, aplicar una política proteccionista como la de hace cuatro décadas. Sin embargo, el mensaje no se escucha en Asia, particularmente en China.

La segunda economía del mundo tiene muy clara la estrategia que debe seguir para continuar penetrando los mercados mundiales, es algo que ha instrumentado desde fines de los años setenta y que le sigue dando resultados.

¿Cuáles son las medidas “setenteras” que siguen vigentes en China?

  • La primera: es la propiedad que el Estado tiene de empresas vinculadas con sectores estratégicos, particularmente en la parte energética y siderúrgica. China conoce que la productividad y competitividad de su economía dependen de lograr las mejores condiciones para su industria: energía accesible e insumos básicos para su base de producción manufacturera. No se puede entender que China se haya convertido en la segunda economía y el principal exportador mundial, sin considerar la estrategia de encadenamientos productivos que se instrumentó desde fines de los años setenta. 35 años después el Estado conserva una presencia dominante en los sectores que inciden sobre el resto de la economía.
    • Por ejemplo, en el caso de las empresas siderúrgicas tiene una participación del 75%. Cuando se contempla que produce el 50% del acero total del mundo y que en estos momentos tiene una sobre oferta no puede negarse que eso es una decisión del Estado chino, más que una atribuible a razones financieras y empresariales, como normalmente ocurre en una economía de libre mercado.
  • La segunda: es su política de tipo de cambio controlado. Contrario a la libre flotación que se sigue en la mayor parte del mundo, China mantiene un fuerte control sobre la fluctuación de su moneda, como lo hacían mayor parte de los países en los años setentas. Lo hace para favorecer, artificialmente, la competitividad de sus empresas y evitar el aumento de sus importaciones. Esto no es algo nuevo, de hecho ha motivado a que los dos últimos presidentes de Estados Unidos hayan declarado, abiertamente, la necesidad de que las autoridades económicas de China adopten medidas de mayor flexibilidad, en lo que al tipo de cambio se refiere.
  • La tercera: es la planificación centralizada. Como ya se ha mencionado el gobierno de China detenta una participación mayoritaria en lo que se refiera a empresas de sectores estratégicos, como el del acero. Por tanto las decisiones de producción no se toman en función de la rentabilidad de las empresas, sino de la estrategia del gobierno por ocupar un mayor mercado a nivel global, mantener el empleo en su país así como el ritmo de sus inversiones. China busca que su economía no se desacelere, y por ello mantiene su sobreproducción de acero.
  • La cuarta: es una política de apertura selectiva. China limita o de plano no permite la inversión privada nacional o extranjera en todos sus sectores económicos, entre otros en el acero.
  • La quinta: las empresas estatales chinas reciben abundante financiamiento de su banca de desarrollo, de hecho son su principal cliente. Por tanto, tienen recursos disponibles a tasas preferenciales para poder mantener su ritmo de inversión y expansión.
  • La sexta: La política fiscal nacional y regional favorece el desarrollo de las empresas estatales chinas, entre ellas las de acero.
  • La séptima: China enfrenta la competencia de empresas privadas de otros países mediante el conocido esquema de precios artificialmente bajos. Una vez que la competencia quede fuera del mercado, el país asiático mantendrá una posición dominante de mercado que le permitirá controlar la oferta e incidir casi unilateralmente en los precios. Continuar leyendo […]

Descargar el reporte completo.

Se permite el uso, distribución y difusión del contenido publicado en IDIC.mx toda vez que se cite la fuente, se vincule al artículo en nuestro sitio web y se mantenga la intención del contenido. En caso de que no sea de autoría del IDIC A.C. se deberá consultar con el autor original.

1 Comentario

  1. Para entender las decisiones de la política interna mexicana, es importante conocer el contexto que nos rodea y la política económica de China fronteras adentro que ha logrado zafarse de la economía mundial diseñada por europeos y norteamericanos que pretenden ser los únicos ganadores. México no tiene remedio con estos gobernantes que están de acuerdo con las reglas del BM, el BID y OCDE. Gracias maestro

Los comentarios están cerrados.