Reunión de trabajo IDIC-ONUDI

México, D.F.- A pesar de que México ha seguido fielmente las recetas de los organismos internacionales, el país no ha logrado un mayor crecimiento económico y sigue rezagado, por lo que urge encontrar junto con el Gobierno una ruta de salida, señaló Raúl Gutiérrez, Presidente del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC).

Al participar en una reunión de trabajo con funcionarios de la Oficina de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI), dijo que el país requiere mayor apertura para escuchar, entender y aprender de los errores cometidos, apertura para asimilar la experiencia de otros que sí han tenido éxito en su proceso de cambio estructural.

“Pienso que eso es lo que nos permitirá salir finalmente del periodo de estancamiento estabilizador y enfilarnos en la ruta de la prosperidad”, expresó.

Señaló que durante la última década, las exportaciones mexicanas han crecido de 150 mil millones a 350 mil millones de dólares. A pesar de ello, las importaciones mexicanas han crecido en la misma proporción.

“La inversión extranjera directa, en efecto, creció en nuestro país en los últimos 20 años un 11 %, pero la inversión total de la economía, que es la que cuenta, se ha mantenido estable”.

La tasa total de inversión antes de 1982 alcanzó un 24% del PIB y después del TLCAN se ha mantenido en este mismo nivel, pese al incremento de la inversión extranjera directa. A forma de comparación, la tasa de inversión total en China es del 40% del PIB.

“El rendimiento de México en este tema es muy por debajo de lo que requiere un país como el nuestro para salir adelante”.

“De acuerdo al Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), necesitamos entre 60,000 a 70,000 millones de dólares de inversión anual para poder registrar tasas de crecimiento económico promedio de 4% en 10 años”, explicó.

Gutiérrez Muguerza, indicó que México abrió sus fronteras y derrumbó las barreras comerciales además de desregular la economía, pero aún así el crecimiento brilló por su ausencia.

“¿Cómo es posible que si hemos hecho todo como nos han dicho, tenemos tan malos resultados en materia de crecimiento?”, cuestionó.

Por ello señaló que en el IDIC, un grupo de académicos y empresarios mexicanos se propusieron iniciar una discusión seria e informada sobre las causas y efectos del proceso de desindustrialización, así como la relación de esta realidad con el modelo económico del consenso de Washington, el cual permanece vigente hasta nuestros días, pese a los grandes cambios que han ocurrido en el mundo en la última década.

“¿Cómo se relaciona este proceso de apertura indiscriminada con el bajo desempeño de nuestra economía?”

“¿Por qué si hoy México exporta cerca de mil millones de dólares diarios en manufacturas, muchas de ellas de alto valor agregado como automóviles, televisores y otros bienes de consumo duradero, nuestra economía no crece?”

“¿Por qué si cumplimos al pie de la letra la receta que nos dieron las naciones desarrolladas, no podemos salir del atraso y de la trampa del ingreso medio?”

Éstas cuestiones y otras reflexiones llevaron a este grupo de intelectuales e industriales a tratar de establecer junto con las autoridades, un diálogo racional y constructivo que permita, diseñar una propia receta acorde a los propios valores, nuestra historia y sobre todo, nuestras potencialidades.

“México está hoy frente a la enorme oportunidad de dejar de ser un país con potencial y convertirse en una potencia”.

“La riqueza de nuestra gente, la fortaleza de nuestro espíritu y el amor por nuestro país es lo que nos invita a pensar que es posible un futuro mejor. Un futuro con mejores condiciones de igualdad, con más crecimiento económico sostenido y más oportunidades de trabajo”.

Destacó que el mundo enfrenta hoy grandes desafíos en materia de crecimiento y desigualdad y, México es un país clave para entender el origen de esta problemática y encontrar una ruta de salida, por la simple y sencilla razón de que nuestro país ha adquirido un grado de madurez política que hoy nos permite discutir abiertamente sobre estos temas.

“Pero para que este diálogo sea fructífero, debe tener un vigoroso sustento, y debe estar guiado sobre todo por la racionalidad y no por la ideología. En eso nos estamos concentrando en el IDIC, en construir el primer think tank mexicano dedicado al estudio y difusión de los temas relacionados con el desarrollo industrial y su relación con el crecimiento económico, el fortalecimiento de la planta productiva nacional y la generación de empleos bien remunerados. Ésa es nuestra misión, y de allí la importancia de reunirnos y hacer alianzas con personas y organismos de mayor experiencia que la nuestra, como la ONUDI”.

Se permite el uso, distribución y difusión del contenido publicado en IDIC.mx toda vez que se cite la fuente, se vincule al artículo en nuestro sitio web y se mantenga la intención del contenido. En caso de que no sea de autoría del IDIC A.C. se deberá consultar con el autor original.

1 Comment

Los comentarios están cerrados.